Foto: @Ashauri

‘La Chona’ lo hace de nuevo: Personas en CDMX arman bailazo en un semáforo del Centro Histórico

Hay cosas que logran unir a los mexicanos, sin importar sus diferencias. Una de ellas y quizá la más conocida es “La Chona”, esa canción creada por los Tucanes de Tijuana que todos hemos bailado (o intentado bailar) al menos una vez en la vida y en cualquier lugar en donde esta rolota suene, literalmente.

¿No nos creen? entonces vean el video viral que ha comenzado a circular en el bello mundo del internet. Y es que este clip en específico nos muestra cómo varias personas armaron un bailazo al ritmo de “La Chona” y justo cuando uno de los semáforos del Centro Histórico, en la CDMX, se encontraba en rojo. ¡Este país nunca deja de sorprendernos!

Captura de pantalla @Ashauri

El video en cuestión fue compartido por un usuario de Twitter, quien el pasado viernes 7 de agosto se encontraba en la esquina de Tacuba y Eje Central, frente al Palacio Postal de la CDMX. Todo comenzó cuando una camioneta que circulaba por la zona traía “La Chona” a todo volumen, por lo que varias personas que pasaban por ahí no lo dudaron ni un minuto y se pusieron a raspar el piso.

Ya fuera en pareja, solitos, con cubrebocas o hasta aplicando unos pasos de break dance bien prros (como diría la chaviza), los transeúntes de la CDMX le dieron recio a la bailada al ritmo de esta rolaza, la cual como se los comentamos anteriormente está inspirada en un hecho 100% real no fake y que nació gracias a la esposa de un locutor de radio.

Pero bueno, les dejamos el video:

En redes sociales han comenzado a recordar la importancia de ‘La Chona’

La neta este video no sólo ha venido a traernos un ratito de alegría en medio de esta oscuridad llamada 2020. También, nos ha recordado lo poderosísima que es “La Chona”, pues a 25 años de su estreno sigue estando más viva que nunca en el corazón de los mexicanos.

No cabe duda que son cosas así las que nos regresan un poco la fe en la humanidad, pues basta una canción como “La Chona” para que la gente se una y se olvide de sus problemas aunque sea por unos cuantos minutos. ¡Con razón nadie la puede igualar!