El amor de una madre a su hijo sabemos que es incondicional, y nos queda claro que harían cualquier cosa para verlos felices y contentos. Pero, ¿qué pasa cuando es al revés? cuando un niño quiere hacer feliz a su mamá, pasan cosas maravillosas como esta. 

Guo Yifan es un pequeño de 9 años que conmovió a su madre y a todo el mundo con un acto que nos hizo soltar la lagrimita. El pasado 12 de mayo se celebró el día de las madres en China, por lo que el niño quiso hacerle un regalo especial a su madre. 


Guo viajó junto a su mamá hasta una joyería en Ahui, al este del país para comprarle una joya. Cuando la mujer escogió el anillo que más le gustó se llevó una tremenda sorpresa, ya que pensaba que su hijo solamente estaba bromeando con ella.

Al final, ¿qué pasó? 😱

Decidido, el niño sacó de su mochilita un par de alcancías, una muy bonita de Doraemon, por cierto; y se dispuso a romperlas con un candado de bicicleta para poder comprarle a su madre la joya que tanto le había gustado. Obviamente el pequeño solamente tenía moneditas, que cayeron a montones, por lo que se tardó un poco en contar todo el dinero que había juntado por dos años. Al final logró reunir la grandiosa cantidad de 1.500 yuanes, unos 4,165 pesos mexicanos y se lo compró. 

“Mi madre trabaja muy duro y no tiene joyas lindas“, dijo el pequeño, que llevaba tiempo pensado en comprarle algo lindo a su mami por haberle dado lo mejor  y claro, todo su amor. La orgullosa mamá de Guo dijo que estaba extremadamente feliz por la actitud divina de su hijo. Además del anillo que compró, hasta le alcanzó para regalarle un collar a su abuelita. Ow.