Hay historias ante las que es imposible no emocionarnos y ésta es una de ellas…

Todo comenzó en marzo de este año cuando Katelyn Zimmerman, de 14 años de edad, y su hermano menor Dylan, montaban sus bicicletas en el patio de su hogar. Todo parecía ser un día común y corriente hasta que un conductor en estado de ebriedad los atropelló, provocando la muerte de la adolescente horas después. Dylan también fallecería tras 4 cirugías con las que se intentó salvarle la vida.

A pesar del dolor por ambas pérdidas, los papás de Katelyn y Dylan decidió donar los órganos de sus hijos. Así, el corazón de Katelyn fue transplantado a Alj Jefferies, un chico de Carolina del Norte que padecía una cardiopatía.

Después de que el transplante fue todo un éxito, los papás de Katelyn acudieron al hospital para visitar a Ali, quien con lágrimas les agradeció la ayuda recibida. Después, con un estetoscopio el señor Zimmerman escuchó latir el corazón de su hija, pero ahora en el cuerpo de Alj, quien gracias a este corazón salvó la vida.

Aquí el momento de este emotivo encuentro…

Para recuperar la fe en la humanidad 🙂

*** Vía TheLadBible, ABC España