Ya desde hace varios años se vienen otorgando títulos nobiliarios a la gente que lleva a cabo hechos vergonzosos, altaneros, pedantes o francamente neuróticos. Unas de las primeras fueron las “Ladies de Polanco“, pero parece que ya todo el mundo tiene la posibilidad de ser llamado Lady o Lord

. Si hay alguien cerca con una cámara, puedes estar seguro de que tu borrachera, tu acto de necedad o intransigencia muy probablemente llegará a las redes sociales y quién sabe, tal vez hasta a una selección de los ladies y lords del año.

Algunos son muy poco graciosos y su contenido puede hacer que se sienta pena ajena por las personas que sólo tienen una forma de lidiar con las cosas: la violencia. Ese fue el caso de #LordWalmart, un hombre de lo más gandalla que se quedó en un cajón de estacionamiento que ya estaba a punto de ser usado por alguien más. Luego agredió a la persona que le señaló que estaba actuando incorrectamente en frente de sus propios hijos. El Lord se valió de insultos homofóbicos y al final sí se quedó con el lugar 🙁

Otro caso de penita es el de #LordPeatones, un sujeto que en la calle Dakota de la colonia Nápoles se tomó muy a pecho que le dijeran que su coche estaba encima de la cebra y pues no dejaba pasar a los peatones. Esto hirió profundamente al Lord, que vio su orgullo mancillado y decidió hacer justicia, propinando golpes a todos los que se le pusieran enfrente. Oigan, si andan de malas no manejen.

 

Por acá tenemos también a #LordHarryPotter y hay que felicitar a el que le dio ese nombramiento porque efectivamente el protagonista usa una varita mágica (un “bastón de golf que cuesta más que ese pinche changarro”) para intimidar al enemigo, que en este caso no es Voldemort sino el señor de las hamburguesas:

 

Este sí fue uno de los más sonados: #LordAudi, uno de los muchos casos en los que los automovilistas no pueden soportar que haya un carril para bicicletas porque pues obviamente esta ciudad no está hecha para ciclistas, ni que fuéramos Ámsterdam y qué oso andar en bicicleta y no en un Audi.

 

¿Qué hizo enojar tanto a esta señora que hasta dice que los videojuegos son del demonio? #LadyVideojuegos se avienta un rant aparentemente desproporcionado contra unos chavos que están ahí sentados, desperdiciando sus vidas tranquilos, sin molestar a nadie.

 

“Soy humana, cometí un error y estoy muy arrepentida”, comentó #Lady100Pesos después de que el video de su detención se había regado por todas las redes sociales. En él, la chava –que la verdad sí está guapísima– intenta sobornar a unos policías que la detienen completamente borracha. Está padrísimo que la morra ni se entera de que está rodeada de gente… y que el güey que venía con ella intenta escapar… De verdad que es una de las grandes joyas del 2016, llena de drama, comedia y emoción:

 

Ya qué más podemos decir sobre #LadyWuu, la voz de una generación. Tal vez en el futuro volteemos atrás y ya hayamos olvidado qué estábamos haciendo este año, los libros que leímos, la gente que conocimos o las películas que vimos. Sin embargo, siempre podemos decir que hicimos muchas cosas, wuu.

 

Hay algunos videos que son NSFW, como #LadyOrinoco, que la verdad sí se pasó de lanza. También está #LadyCoralina, el caso ya demasiado abordado por todos los analistas de internet de la novia tristemente célebre por ponerle los cuernos a su prometido. Ya hasta la Rosa de Guadaloope le dedicó un capítulo (WTF).

Este recuento tiene que llegar a su final, pero el internet nunca descansa; así que seguiremos pendientes de los próximos nombramientos de ladies y de lords, edición 2017.