Luis Ángel: El niño que cambia sus juguetes por comida en calles de la CDMX

La emergencia sanitaria del coronavirus nos ha involucrado a todos en una crisis económica que la mayoría nunca pensamos vivir en carne propia. Y sí, aunque varios aún tenemos la suerte de contar con un trabajo y algo que comer sobre la mesa, muchas personas en el país no están pasando por la misma situación. Ese es el caso de Luis Ángel, un niño que está recorriendo las calles de la CDMX para cambiar sus juguetes por algo de comida. 

Luis Ángel tiene 11 años y vive con su mamá y su abuelito en un cuarto ubicado en Los Reyes- La Paz, en el Estado de México que es la segunda entidad con más casos confirmados de coronavirus en todo el país. Antes de que el COVID-19 llegara, el pequeño y su mamá se dedicaban a hacer y vender flanes, sin embargo, con la cuarentena las ventas disminuyeron y por ende, la entrada del dinero a su casa.

Ver las necesidades en casa le dieron la idea de cambiar sus juguetes 

Hace unos días el pequeño Luis Ángel se dio cuenta de que en su hogar ya no había gas ni despensa, por lo que decidió juntar sus juguetes –los cuales el niño quiere mucho porque casi no le compran– y convenció a su mamá de ir a la calle Frontera, en la alcaldía Cuauhtémoc, para poner sus carritos y muñequitos a disposición de la gente, a quien sólo le pide algo de comida a cambio.

“Mi mamá y yo no teníamos para comer, vi todos mis juguetes y le dije que fuéramos al Centro a intercambiarlos por despensa o por dinero, lo que quisieran darnos. Mi mamá primero me dijo que no, pero después la convencí y de ahí empezamos a venir”, mencionó el niño al diario La Jornada, a quien detalló que no reciben ayuda de nadie:“Mi mamá, mi abuelito y yo vivimos solos. Y a mí nadie me quiere”, agregó el pequeño.

Entre los juguetes que Luis Ángel intercambia se encuentran algunos que le regalaron desde que era bebé. Él no tiene la intención de recuperar sus figuras pidiéndoselas a los ‘Reyes Magos’, pues menciona que nunca le han traído nada, pero sí planea trabajar arduamente para poder comprarse unos muñequitos del Capitán América, el Hombre Araña, Batman, Ironman, y también unos tenis, porque los que él tiene “ya están bien rotos”.

La madre de Luis Ángel, Susana, acompaña a su hijo durante el tiempo que espera a que alguien le acepte los juguetes y se los cambien por algo de despensa que les ayude a dejar de comer sólo tortillas con sal, tal y como lo han hecho durante los últimos días. “No tenemos dinero, no tenemos ni para comer y venimos a buscar trabajo y no, la verdad no hay trabajo ahorita, y lo que queremos es que nos apoyen con algo, lo que sea, les daremos las gracias, más que nada por mi hijo que tuvo la idea”, mencionó la señora a El Heraldo de México. 

Luis Ángel es sólo el reflejo de lo que miles de familias mexicanas sufren en estos momentos pero también, de cómo las personas tratan de salir adelante a pesar de todo. Incluso, si para ello deben de renunciar a las cosas materiales que tanto quieren y que tanto trabajo les costó conseguir. 

Foto destacada: @Rammoncho// CNN en español