Fotos: Captura de pantalla Telemundo/ AP

Maestro convirtió un triciclo en un salón de clases móvil para enseñar a niños sin internet

Desde que un montón de alumnos en todo el mundo tuvieron que quedarse en sus casas por la pandemia del coronavirus, la gran mayoría se ha tenido que acostumbrar a las clases en línea. Lamentablemente, no todos tienen chance de utilizar la tecnología para aprender algo nuevo cada día, es por eso que algunos docentes se las han ingeniado para que todos los pequeños no se queden sin estudiar, así como este maestro.

Resulta que hace algunos días se hizo viral la historia de Gerardo Ixcoy –mejor conocido por todos como Lalito 10–, un profesor de sexto de primaria en Guatemala de 27 años que tiene un enorme compromiso con sus alumnos. Él vive en el municipio de Santa Cruz del Quiché, donde se encarga de dar clases a niños de nivel primaria en una comunidad campesina, esos lugares donde la tecnología y el internet no está al alcance de todos.

Maestro convirtió un triciclo en un salón de clases móvil para enseñar a niños sin internet

El Profe Lalito dando clases hasta la casa de sus alumnos/ Foto: Captura de pantalla

También puedes leer: ¡QUÉ CREATIVIDAD! MAESTRA EN GUANAJUATO ADAPTA SU CAMIONETA COMO UN SALÓN MÓVIL PARA DAR CLASES

Lalito puso todo lo que tenía en sus manos para dar clases

Este maestro se dio cuenta que se estaba enfrentando a un reto más grande, así que con los ahorros que tenía decidió armar un salón de clases móvil en un triciclo de carga, con el cual pudiera llegar hasta las casas de sus alumnos, enseñarles y a la vez mantener la sana distancia. Con un pizarrón, láminas de plástico para prevenir el contagio, un selfie stick que usa para poner videos y hasta un panel solar conectado a un reproductor de audio, da sus interesantes lecciones.

De acuerdo con AP, de lunes a viernes Lalito pedalea horas por los campos agrícolas que se encuentran en la región, sólo para darles clases a dos o tres estudiantes por día. Lo primero que hace cuando llega con cada uno de ellos es saludar de lejitos, estacionar su triciclo y sacar un trapeador (con el que mide la distancia), una vez que todo está en orden ahora sí, es momento de concentrarse en el estudio. 

Maestro convirtió un triciclo en un salón de clases móvil para enseñar a niños sin internet

El profe Lalito siempre mantiene la distancia con sus alumnos para evitar cualquier tipo de contagio/ Foto: Captura de pantalla

Todos los niños aman al maestro Lalito

Según el maestro, los directores de la escuela donde enseña le redujeron su salario y le pidieron que todas las clases las diera en línea, sin embargo, pocos son los alumnos que pueden trabajar de esta manera: “Intenté que los niños recibieran sus hojas de trabajo enviando instrucciones a través de WhatsApp, pero no respondieron. Los padres me dijeron que no tenían dinero para comprar paquetes de datos y que otros no podían ayudar a sus hijos a entender las instrucciones”. 

Tanto estudiantes como los padres de familia están contentos con lo que hace Lalito, pues todos salen ganando. Los niños aprenden, los padres no tienen que sacarlos de la escuela y el profe se lleva una sonrisa de oreja a oreja al verlos felices, poniendo atención a lo que dice: “Son mi motor y mi energía para seguir pedaleando y ayudarlos a aprender y de igual forma ellos me han enseñado bastante”.