Si hay algo con lo que las mamás han tenido que lidiar toda la vida es que sus hijos no quieran comer lo que les preparan. Y todas, absolutamente todas, han tenido que recurrir a métodos milenarios como “el avioncito“, amenazarte con que te va a llevar el señor del costal si no te acabas las verduras o de plano tener que utilizar amenazas del tipo “si no comes no sales a jugar” como último recurso, o el viejo truco de “cuántos niños no tienen ni qué comer y tú aquí desperdiciando la comida”, o el “¡NO TE PARAS HASTA QUE TE LO TRAGUES TODO!”.

Consciente de eso y de que, de la vista nace el amor, Anne Widya es una mamá que utiliza sus dotes culinarios para prepararle a sus cuatro hijos deliciosas y saludables comidas, adornando los platillos en forma de animales y caricaturas para que sus hijos no hagan tanto berrinche a la hora de la comida, y pus así ahorrarse varios corajes.

Sinceramente si a muchos nos hubieran servido de comer así cuando éramos morritos, muchas chanclas no se hubiesen sacado. 😕

Sus creaciones lucen así: