La crisis de contaminación que atraviesan varios ecosistemas de nuestro planeta está en una situación muy grave y por lo mismo varias personas han puesto su granito de arena –tú no, Grupo México– para poder controlar un poco la situación y no dejar que esta siga avanzando a pasos agigantados como lo ha estado haciendo en los últimos años, afectando la vida marina que habita en el lugar.

Sabemos que aunque los esfuerzos son varios, aún no son suficientes, por lo que constantemente las personas están ideando campañas o incentivos que le provoquen a la gente el querer recoger basura de ciertos lugares. Y sin duda la más innovadora y atractiva que hemos encontrado entre ellas ha sido la de este sujeto, quien regala porros de marihuana a los turistas que recojan basura en la playa. ¡Ah caray, eso sí me interesa!

Foto: Germaican-Hostel

Se trata de Marian Erbach, un hombre de 33 años que cansado de ver la cantidad de basura que hay en la playa Long Bay Beach, en Jamaica, decidió hacer un trueque muy interesante pero muy extraño. Este jovenazo -gracias a una idea de su novia- se dio a la tarea de armar 50 porros de 56 gramos de cannabis cada uno -la medida máxima que una persona puede portar según la ley de Jamaica- y los ofreció como recompensa a todos aquellos que llevaran basura que encontraran en la playa.

“Estaba totalmente molesto con toda la basura que nos rodeaba, así que en los últimos meses hice mucha investigación sobre el plástico y veía algunas fotos donde la gente ofrecía café gratis por un balde de basura. De allí surgió todo”, dijo en una entrevista a Ladbible, en donde mencionó que lo máximo que podría recibir de castigo por este trueque era una multa, así que decidió llevar a cabo su proyecto.

Foto: Germaican-Hostel

A través de un cartel que colocó afuera de su bar, Erbach anunció la recompensa de un cigarro de marihuana por una cubeta llena de desechos que la persona se encontrara en la playa. Lo mejor de todo es que las cubetas las proporciona él mismo y basta con que los recolectores vayan al negocio de Marian Erbach a dejar los desechos -los cuales después van a parar a vertederos de basura- para que reciban su cigarillo gratis.

Foto: Germaican-Hostel

La acción de este agradable sujeto ha sido aplaudida en internet, pues de alguna manera motiva a las personas a ayudar con la limpieza del medio ambiente. Es más, su impacto en Long Bay Beach ha sido tanto que incluso hay turistas que van a dejar sus cubetas llenas de basura sin reclamar la recompensa. ¿Cuántas cubetas recogerían ustedes si eso fuera permitido en México? Sean sinceros. 🤔