Acompañanos a leer esta bonita historia. Jaquie Garza es una joven migrante de 18 años que reside en Houston, Estados Unidos. Ella es una joven estudiante como todas las de su edad, sin embargo, Jaquie tiene una particularidad que la hace sobresalir: el gran amor hacia su familia.
Su padre, Trinidad Garza, se gana la vida en una panadería de su propiedad con la cual ha logrado sustentarse económicamente y posicionarse en su colonia y sus alrededores. Sin embargo, cuando el Huracán Harvey pasó por Texas, dejó una devastación a su paso. La situación económica empeoró, y la chica, quien ayudaba con la venta del pan, confesó que muchas veces lo tiraban pues las ventas bajaron por lo que La casa Bakery, casi queda en quiebra.

 

Don Trinidad, le dijo a su esposa que pensaba vender la panadería, incluso ya tenía una oferta. Jaquie sabía la importancia del negocio para su familia, así que cuando se enteró, se le ocurrió hacer un video promocionando la panadería de su padre, quien sale haciendo pan dulce y lo subió a Twitter diciendo:

“Hey! Mi papá tiene una pequeña panadería, elabora el pan dulce con sus propias manos. Ha estado pensando en cerrarla, pero no lo permitiré. Un retweet, podría atraer a un cliente potencial de la casa Backery.”.
El video se viralizò rápidamente, actualmente el video ha sido visto por más de un millón cien mil visitas y ha logrado màs de 60,000 rt`, logrando salvar su legado familiar.

 

La promoción funcionó y la gente ha ido poco a poco visitando el local. Don Trinidad, obtuvo tanta fama, que hasta salió en el canal de noticias “Mundo Hispánico” Ahì contó que su profesión como panadero inició a los 12 años, al mismo tiempo que agradecía la visita de su nueva clientela, ya que su negocio se duplicó de la noche a la mañana.

Asì lo confirmò Jamie en twitter: ” Mucho amor y no podría estar más agradecida. Sòlo va a mejorar a partir de ahora”. No cabe duda que el poder las redes sociales, si bien a veces puede ser perjudicial, también puede ayudar a la gente que más lo necesita y de las maneras más inesperadas.