La mayoría de las personas ha recurrido al menos una vez a las famosas ventas de garage, tianguis, tiendas de antigüedades, etc., con la esperanza de conseguir algún adorno u objeto que, si bien para el dueño podría ya no ser importante o útil, para otro podría ser una joya que adorne cualquier área de la casa. Ya saben lo que dicen: la basura de uno es el tesoro de otro. 

Lo mejor de todo es que las cosas que se venden en estos lugares generalmente cuentan con un precio súper accesible, ya sea porque están usadas, son muy viejitas o simplemente porque los vendedores ya quieren que deje de ocupar espacio entre los demás objetas que están ofertando. Al final, lo que a uno le importa es salir con las manos llenas y con la sensación de que adquiriste un tesoro invaluable.

Quien sin duda llevó esa sensación a otro nivel fue una mujer proveniente de Inglaterra, que hace hace poco adquirió un jarrón dentro de una tienda inglesa de antigüedades, y que lo hizo por la módica cantidad de una libra esterlina (casi unos 25 pesos mexicanos). Sin embargo, más tarde decidió venderlo por internet y se dio cuenta de que había adquirido una mina de oro.

Y es que la doñita subió una foto del objeto e inició una subasta a través del sitio eBay, la cual comenzó con un monto pequeño de dinero. Lo raro vino cuando muchas personas de internet comenzaron a ofrecerle a la mujer grandes cantidades de dinero por el jarrioncito, por lo que se puso a dudar del valor real del objeto y decidió ir a una casa de subastas de arte para que le echaran un ojo.

Foto: Sworders

Ahí, las personas del establecimiento le dijeron a la señora que el jarrón de 25 pesos que había adquirido en realidad se trataba de una vasija de porcelana china producida para el emperador Qianlong –el sexto en la dinastía Qing y que estuvo mantuvo en el poder de 1735 al año 1796–, por allá del siglo XVIII.

La casa de subastas detalló que el jarrón, de 19 centímetros de alto, cuenta con un poema imperial escrito sobre él y que está acompañado de dos marcas de color rojo, un sello personal del emperador Qianlong.

Foto: Sworders

Este objeto tiene un valor de entre 50 mil y 80 mil libras esterlinas (entre uno y casi dos millones de pesos mexicanos) y ahora forma parte del grupo de objetos que la casa de subastas sacará a la venta el próximo 8 de noviembre, quienes esperan que haya alguien que incluso pague más de lo que costó el jarrón. ¡Qué ofertón y que suerte se cargó esta mujer al hacer la compra de su vida!