En 2006, Samuel L. Jackson protagonizó Snakes on a Plane, una película sobre un montón de serpientes que comienzan a atacar a los pasajeros de un vuelo. En realidad, se trata de una terrible pesadilla en la que no hay manera de huir porque están a miles de pies de altura, no hay señal ni conexión, tampoco armas para defenderse del ataque, mucho menos un antídoto contra el veneno de una serpiente y todo lo que conlleva estar en un avión comercial.

Sin embargo, es una ficción, algo que no es muy probable que suceda… o tal vez sí. Y una señora escocesa se convirtió en la protagonista de su propia película titulada Python on a Plane. Resulta que Moira Boxall fue de viaje a Australia, un hermoso país de Oceanía en el que residen las especies más peligrosas y extrañas del mundo. Pues bien, la adrenalina la llevó a más de nueve mil millas de distancia de su dulce hogar.

Pero como todas las vacaciones deben terminar, la señora Boxall tomó un vuelo de Queensland con destino a Glasgow. Cuando llegó a su casa y desempacó las maletas, se dio cuenta que se había traído algo de Australia con ella. ¡¿Y qué fue eso?! Un lindo pitón escondido en uno de sus zapatos que, además, mudó de piel durante el largo viaje. De acuerdo con CNN, Boxall llamó a SPCA de Escocia, una organización de protección de animales para que se llevaran al pitón y lo mantuvieran fuera de peligro.

Pitón en un zapato / Foto: Courtesy Paul Airlie Vía CNN

Cuando llegaron los responsables, se dieron cuenta que se trataba de una pequeña pitón moteada, la cual no es venenosa y es, de hecho, mascota de muchas personas por su tamaño y temperamento “no agresivo”. Son oriundas del norte de Australia de Nueva Guinea. No es la primera vez que sucede algo así. En 2016, una serpiente fue capturada durante un vuelo de Torreón a la Ciudad de México. De forma inmediata, se ordenó el aterrizaje para llamar a control animal.

Hay varios tipos de pitones, siendo las moteadas una de las menos peligrosas. Sin embargo, la familia de este tipo de serpientes cuenta con especies sumamente peligrosas o de gran tamaño como el pitón birmania, el cual puede llegar a medir hasta siete metros y pesar casi 100 kilos. Por sus cualidades físicas, son objeto de deseo entre coleccionistas y dueños de mascotas exóticas. Los pitones también son esas serpientes que siempre aparecen en videos de YouTube con millones de visitas y que generalmente se titulan “Pitón se traga entero a un antílope”, “Sacan a enorme pitón de tres metros de un motor en Tailandia” o “Mujer graba momento en que un pitón se come a un ave”.