En una ocasión anterior, les contamos el relato de D.B. Cooper, un sujeto que hace 45 años, realizó uno de los robos más geniales en la historia.

Su caso quedó registrado como uno que no se pudo resolver, y hace poco fue totalmente desechado por el FBI; sin embargo, hay algunos cabos sueltos.

Después de una larga búsqueda por la zona en donde aterrizó el paracaídas de Cooper, no se volvió a tener rastro suyo pero la evidencia que este dejó atrás, mantuvo al gobierno buscando a alguien que llenara su descripción por años. Ahora, gracias a nuestro mejor amiga, la internet, hemos encontrado un dato curioso que nos lleva a levantar sospechas acerca de la identidad de esta persona.

Debido al testimonio dado por los testigos, el FBI siempre asumió que el perpetrador del robo era un hombre. Pero en una pequeña pista de aviación de Puyallup, Washington, dos entusiastas de la aviación tenían sus dudas.

Estos señores habían formado una fuerte amistad con una piloto llamada Barbara Dayton. Entre más hablaba esta mujer, más sospechaban sus amigos acerca de las inconsistencias de la investigación. Según ellos, D.B. Cooper
no era un hombre, sino una mujer que se había disfrazado para poder llevar a cabo la mejor hazaña aérea de todos los tiempos.

mujer-caso-db-cooper

Para poder entender cómo es que esto podría ser posible, vamos a explorar un poco el perfil de la sospechosa. Para empezar, tenemos el hecho de que Barbara había nacido 1926, bajo el nombre de Bobby Dayton.

Así es, esta persona fue un hombre que se crió en Long Beach, California, pero según lo que contaban sus amistades, Bob siempre se había identificado así mismo como una chica. A sus 18 años de edad, intentó unirse a la Fuerza Aérea para satisfacer su amor por el vuelo, pero una condición en sus ojos no se lo permitió.

Después de vivir un tiempo frustrado, se unió a la Marina Mercante, viajando así por el mundo y teniendo algunas sesiones de travestismo de vez en cuando. En el proceso, aprendió algo sobre paracaidismo, ayudó a su padre a detonar algunas rocas en su propiedad con dinamita y hasta se casó.

Tras cumplir su servicio, Dayton comenzó a saltar de empleo en empleo, y como el dinero era muy escaso, varias veces bromeó sobre robar un banco. Más tarde, encontró un trabajo estable en un garage y comenzó a tomar lecciones de vuelo, obteniendo así una licencia en 1959.

bobby-dayton-cooper

Bobby acudió a la Universidad Johns Hopkins para pedir que se le hiciera una cirugía de cambio de género, pero ellos lo rechazaron. Pero después de mucho buscar, en 1969, el Hospital de la Universidad de Seattle accedió a realizar el procedimiento, y entonces pasó a llamarse Barbara en diciembre de ese año.

Lo que ocurrió después de esta cirugía, fue duro para Barb, porque tuvo que pasar por años de depresión tras su divorcio. Pero las cosas cambiaron para 1977, ya que Dayton obtuvo un empleo como bibliotecaria en la Universidad de Washington, y de vez en cuando podía volar su Cessna 140 durante su tiempo libre.

También formó una amistad con Pat y Ron Forman, una pareja que estaba a punto de comprar una pequeña avioneta. Incluso si Barbara era una persona solitaria, desrrolló una relación muy cercana con estas personas, por lo que tuvo muchas salidas y reuniones con ellos. Fue así como comenzaron las sospechas.

barbara-dayton-caso-cooper

Algunas veces, los pilotos entusiastas de Seattle tenían charlas acerca del caso Cooper, en donde mencionaban que que no había modo de que alguien pudiera lograr eso. Cuando Dayton percibía alguna opinión que consideraba como “tonta”, solía agitarse y actuar de manera extraña, cosa que los Forman encontraban muy raro, ya que sólo eran pláticas momentáneas.

En una ocasión, Ron dijo bromeando que seguramente ella era D.B. Cooper y esto sucedió: ella sólo se quedó callada, lo miró a los ojos y le pidió seriamente que jamás volviera a hacer esa broma.

Los Forman habían escrito un libro llamado La Legenda de D.B. Cooper, en el que describen cómo Dayton les había contado su resentimiento hacía la Fuerza Aérea y sus años de depresión después del cambio de sexo. También incluían los planes que había trazado para secuestrar un avión.

El texto incluía su viaje en automóvil hacia una estación de autobuses en Woodburn, Oregon, mientras vestía un traje con corbata y escondía una blusa debajo. También usó algo de grasa para bolear zapatos, haciendo que su cabello luciera más oscuro.

Su peluca estaba en una bolsa de papel y en un portafolio, guardaba los cartuchos de dinamita. Una vez en la estación de autobuses, dejó su auto estacionado y tomó el transporte público hacia el Aeropuerto Internacional de Portland. Después de llegar, firmó su pase de abordaje con un nombre falso y así fue como dio paso a su plan maestro.

Después de tirarse con el paracaídas, Barb navegó hacia un área predeterminada para su aterrizaje en Woodburn, usando un sistema de iluminación como guía para no perderse durante la noche. Después de llegar a su destino, en Reno, caminó hacia una cisterna de riego, donde escondió el dinero y su traje, donó la peluca y regresó a casa.

Barbara Dayton adoptó su género original una vez más, tan sólo para secuestrar un avión.

Por lo que está escrito en el libro, la pareja Forman no sabía si debía creer la historia que Barb les había contado. Los ojos de Dayton eran azules, lo cual difería de las descripciones otorgadas por los testigos, quienes decían que eran cafés. También habían diferencias en su estatura.

comparacion-booby-dayton-cooper

Tuvo que pasar algo de tiempo para que Dayton dijera que toda esa charla sobre Cooper, era en realidad una broma de su parte. Eso sólo hizo que el caso se mantuviera vivo por más tiempo, porque de hecho, iba a expirar en 1976, pero después de esta “confesión”, realizada en 1979, todo el asunto quedó abierto nuevamente.

Los intereses de Dayton por el vuelo cesaron entre la década de los 80 y 90, por lo que los Forman fueron sabiendo menos de ella. Considerada una fumadora de por vida, Barbara murió en 2002, a la edad de 76 años, debido a una enfermedad en los pulmones.

Un tiempo después de su fallecimiento, la pareja Forman donó algunas pruebas de ADN de las pertenencias de Barbara para las investigaciones del FBI. Sin embargo, la evidencia que tenía la agencia no era suficiente para realizar todo un test de compatibilidad.

Geoff Gray, el autor de Skyjack: The Hunt of D.B. Cooper, condujo junto a Ron en dirección a la cisterna de riego donde supuestamente Dayton había escondido su tesoro. Pero al llegar ahí, dieron con la sorpresa de que el supuesto escondite estaba vacío.

Ahora el caso está cerrado y esa historia siempre quedará flotando como un mito. Pero aún si este fuera falso, no podemos negar que la historia es digna de escucharse, por su naturaleza envolvente.

¿Qué creen ustedes que haya sucedido con D.B. Cooper?