Las mascotas son seres muy especiales que fácilmente se ganan el corazón de sus dueños gracias a su compañía y ternura, y por eso esta historia resulta tan conmovedora. Resulta que una afortunada mujer logró reunirse con su perrita perdida Dutchess, mascota a la que perdió ¡hace 12 años!

Según la información publicada por la agencia de noticias Associated Press, la dueña de la perrita perdida, Katheryn Strang, vivía en Orlando, Florida, cerca de una calle bastante transitada. Un mal día del 2007, su hijo abrió la puerta de la casa y la descuidó, lo que permitió a la perrita, una encantadora fox terrier miniatura, salir y perderse por un largo tiempo.

Aunque era muy probable que la perrita hubiese sido atropellada, la mujer visitó varios albergues en los días posteriores a la partida de su mascota, con la esperanza de encontrarla; sin embargo, la acción más importante de esta mujer fue continuar pagando la anualidad de un microchip con el que fue posible rastrear el origen de Dutchess cuando finalmente fue encontrada.

La perrita perdida fue localizada el pasado lunes en Pittsburgh (a más de 1600 kilómetros de distancia de su hogar) bajo el cobertizo de una mujer excepcional que al ver a la pequeña terrier hambrienta y temblando, no dudo en llevarla a un centro de Humane Animal Rescue, una organización en Pennsylvania que brinda diversos servicios para el cuidado de los animales.

Mujer logra reunirse con su perrita perdida… ¡12 años después!

Foto: AP

El personal de la organización logró ubicar el microchip en Dutchess y rastrear a su dueña en la ciudad de Boca Ratón, Florida. Inmediatamente la mujer tomó su vehículo y condujo hasta Pittsburgh para reencontrarse con su amada mascota el pasado viernes.

En conferencia de prensa el día del encuentro, Katheryn dijo que no podía creer cuando le avisaron por teléfono que su perrita había sido encontrada, y pronunció unas palabras que seguramente todos quienes tienen una mascota compartirán: “Son como nuestros bebés. No pierdes esperanza”.

No cabe duda que el amor a las mascotas no muere nunca, sobre todo, nos sigue dando la esperanza de verlos otra vez. Algo que, al parecer, no es tan imposible como llegamos a pensar.