La historia de hoy sirve para recordar que el amor de una madre puede romper cualquier barrera y superar toda clase de obstáculos.

Danielle, una madre soltera de 34 años residente de Andover, Hampshire, había caído en coma después de un horrible y aparatoso accidente automovilístico. Aquél día, ella sabía que algo podría salir mal debido al mal clima que había.

“El clima era tan malo que no podía ver siquiera los autos frente a mí. Como llevaba 25 minutos de ventaja para la cita que tenía, decidí detenerme en la estación de servicio que encontré en el camino y esperar un poco.

Sabía que el agua en el camino era una mala noticia al ver el reflejo de mi auto en el suelo, pero era demasiado tarde. Sólo pensé, ‘Oh dios, esto es muy, muy malo’; mientras el auto se levantaba por los aires.”

Ya era muy tarde para lamentarlo, el auto de Danielle rodó siete veces a través del asfalto y aunque ella hizo todo lo posible para minimizar el daño, usando su brazo para apoyarse en el techo, su cuerpo fue sacudido por todo el vehículo.

mama-coma-2

“Todo pasó demasiado rápido, pero hubo tiempo suficiente para que pasara una cosa por mi mente. Todo lo que podía pensar era en Ethan, sólo Ethan.

Sólo pensaba, ‘¿Qué es lo que va a hacer? ¿Quién va a cuidar de él? ¿Quién va a decirle?’ Me sostuve del techo con toda mi fuerza porque había alguien por quién hacerlo.”

Ella sufrió una ruptura de espalda y cuello, además de haber inhalado tantos trozos de vidrio como para lacerar su garganta. Danielle recibió tanta medicación, que cayó en un coma de 16 días, mientras los doctores trabajaban para salvar su vida.

Trataron de salvar su brazo derecho mediante una cirugía de 36 horas, pero al final poco se pudo hacer y tuvieron que amputarlo.

mama-coma-3

“Mis padres estaban preparando a Ethan para lo peor, porque mi cerebro se había inflamado tanto, que los doctores no estaban seguros de si podría lograrlo. El seguía preguntando, ‘Nanny, ¿mi mamá va a morir? Y ella sólo lloraba y le respondía que no sabía.”

Hubo un momento de desesperación para los abuelos de Ethan en el que simplemente decidieron hacer una grabación del niño hacia su madre para tratar de despertarla. El mensaje decía lo siguiente:

“Hola, mami, soy yo. Estoy con Nanny y estoy a salvo. Tú sólo tienes que hacer lo que los doctores dicen para que puedas estar mejor y despertar pronto. Te amo, mami.”

La madre de Danielle reproducía la cinta y le decía a su hija algunas cosas que Ethan hacía en la escuela. Finalmente, Danielle despertó.

“Mamá y papá estaban llorando al lado de mi cama, pero no podía hablar por tantos tubos en mi garganta y las laceraciones debido a las partículas de vidrio que la habían rasgado. Seguí intentando decirles que lo sentía, pero no sabía por lo que me estaba disculpando.”

A pesar de toda la adversidad que se vivió durante ese tiempo, el amor tan grande de Danielle por Ethan, la ayudó a despertar. Esperemos que esto les sirva para recordar que nuestras madres son quienes darían todo por nosotros, así que lo mínimo que podemos hacer, es amarlas y respetarlas por el resto de nuestros días.

Vía ladbible

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook