En el mágico y maravilloso mundo de la ficción, los dragones son una de las criaturas más populares y poderosas que se pueden encontrar, sin mencionar que también guardan grandes misterios en su haber. Todavía quedan muchos enigmas que se deben resolver en el universo dragónico, pero si son principiantes y necesitan una breve introducción, nos complace decirles que nuestro muchacho Neil deGrasse Tyson está explicando lo básico.

Clases de Dragonología con Neil deGrasse Tyson

Mediante varias publicaciones en su cuenta de Twitter, el erudito ha usado como referencia las míticas criaturas que aparecen en Game of Thrones. Más que nada se enfoca en proporcionar datos científicos acerca de cómo estos titanes voladores, como las cualidades en el fuego que escupen o algunos detalles acerca de su curiosa anatomía.

Si necesitan un ejemplo, tenemos este tuitazo:

“Intrigante Física Térmica en #GameOfThrones: El aliento del Dragon Azul es, por lo menos tres veces más caliente el del Dragon Rojo”.

Esto sin duda podría explicar muchas cosas acerca de cómo el aliento de un sólo dragón fue capaz de derretir todo el muro de hielo. El color de la llama depende totalmente de su temperatura; la azul el en particular indica que hay muy buena combustión, así como gran eficiencia energética. Cuando la flama es amarillenta o rojiza, significa que no produce tanto calor.

Luego tenemos otra publicación que explica un poco la estructura de su cuerpo:

“Buena Biología en #GameOfThrones: Como en #LordOfTheRings, los dragones renunciaron a sus miembros frontales para desarrollar alas, como las aves y los murciélagos”.

Como muchos animales que cambiaron para adaptarse a su entorno, los dragones dejaron atrás los brazos y las garras para tener un par de poderosas alas. Porque ya saben, los seres vivos deben evolucionar para sobrevivir, sobre todo si eso significa volar por los aires y calcinar a sus presas.

Y ya para no hacer el cuento tan largo, también una breve lección acerca del largo de estas alas:

“Buena Bio-Física en #GameOfThrones: La envergadura de las alas de un dragón es sensiblemente larga, ya que el peso de sus cuerpos requiere de ello para poder volar”.

La cosa no puede ser más simple, señoras y señores. Se requiere de unas alas bien grandes para que un monstruote pueda surcar el cielo a sus anchas. El señor deGrasse Tyson resumió en un tweet que el tamaño y distribución de éstas debe ser proporcional al peso de las criaturas.

Así como los que acabamos de mostrar, hay otro par de publicaciones que muestran bastantes datos curiosos acerca de la serie de HBO. Les recomendamos que les echen un ojito y nos digan si podrían dar a este estudioso una que otra clase de Dragonología.