Como si no fuera suficiente con saber que policías de la SSC-CDMX te pueden escoltar y al mínimo descuido dejan que te asalten (seee, descuido…), nos encontramos con que agentes de la PGJ que te pueden herir aún sin proponérselo…

En una maniobra de ésas que si la quiere hacer seguro no le sale, el agente identificado como Armando Villagrán le acomodó un balazo a su superior, mientras ambos estaban en el baño. ¿Cómo sucedió? Pues hay una infinidad de posibilidades, lo que se sabe hasta el momento es que el elegante oficial dejó caer su arma y ésta se accionó, hiriendo al Jefe de Unidad de la Contraloría Interna.

El hecho fue reportado por el intrépido periodista Carlos Jiménez, quien en su cuenta Twitter mostró la foto del susodicho… con una cara de que no alcanzó a cumplir el objetivo que tenía en mente al entrar al sanitario.. o, en su defecto también posible, lo hizo de manera inevitable, nomás del puro susto.

De acuerdo con Radio Fórmula, se desconoce si el superior de Armando Villagrán resultó con heridas de gravedad, en que zona le impactó el disparo o si presentará cargos contra el hombre cuya camisa revela que es un campeón para bailar salsa.

Hechos como éste (sucedido en Iztapalapa, por cierto) ya no caen de variedad… bueno, más o menos, pero recordemos que apenas en enero pasado un agente de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que laboraba en la colonia Jardín Balbuena se dio un tiro por accidente en el pie derecho.

Ooootro… en septiembre pasado se difundió el video de un agente de la Policía Federal que se disparó en una pierna… ni siquiera mientras estaba en acción: en pleno entrenamiento. Luego de soltar dos, tres balazos contra el blanco, procedió a guardarse el arma en la funda… nomás que se le olvidó sacar el dedo del gatillo… gajes del oficio. Seeee….