Hace unos días publicamos una nota sobre la emotiva reacción de un padre al escuchar latir el corazón de su hija en otra persona. Ahora, les traemos otra historia similar.

Jeni Stepien acaba de casarse pero no pudo ingresar a la iglesia del brazo de su padre, algo que sin duda es uno de los momentos más emotivos durante una boda. Y es que su papá Michael Stepien fue asesinado en el 2006.

Aún así, el momento en el que ella llegó al altar fue muy especial, pues de cierta forma su papá estuvo presente. Resulta que al morir el corazón de Michael se encontraba en perfecto estado por lo que fue donado a Arthur Thomas, quien gracias a este transplante logró salvar su vida.

Curiosamente, aunque la familia de Thomas y la de Jeni frecuentemente hablan por teléfono e intercambian regalos y cartas, nunca se habían visto en persona.

Ahora, 10 años después Arthur Thomas y su esposa viajaron desde Nueva Jersey hasta Pensilvania para estar presentes en el enlace.

“Me escribió una carta y me dijo: ‘Querido Tom, soy la hija del hombre cuyo corazón está dentro suyo, y me voy a casar el 6 de agosto. Una cosa más, si usted está dispuesto, ¿caminaría conmigo por el pasillo de la iglesia?”

… comentó Thomas, quien llevaba 16 años en espera de un corazón, por lo que poder representar a su donante en la boda fue para él todo un honor:

“Estaba a puertas de la muerte cuando Michael fue asesinado. De no ser por él, hubiera muerto en los días siguientes”.

Al final Jeni estaba feliz:

“Estaba tan agradecida de que mi padre pudiera estar aquí hoy con nosotros en espíritu y corazón. Fue muy especial. Fue el mejor día de mi vida”.

Un video de YouTube registró estos emotivos momentos:

Una muestra más de que la generosidad y el ser agradecidos puede bastar para hacer de nuesto mundo un lugar mejor.

*** Vía Ojo.Pe

Comentarios