Siempre que vamos a un pachangón como una boda, pensamos en entrarle sabroso a la comida. No se hagan, casi todos esperamos ese día para entrarle duro y tupido a los manjares que se sirven en tan singular día. Aunque la mayoría se de un atascón, siempre sobran un poco de todo y estos novios quisieron ayudar un poquito a todas las personas que no la están pasando de maravilla.

Esta historia ocurrió en Ciudad Victoria, Tamaulipas y los protagonistas son Lorena y Alejandro. Normalmente cuando una pareja decide dar el sí en el altar, lo que sigue es movilizarse con toda su familia y seres queridos a la sede de la fiestota para después irse de luna de miel, pero antes de pasar sus primeras vacaciones como esposos, estos novios decidieron sorprender a las personas de un hospital infantil. 

Con todo y tacuche, los novios se bajaron del carro que los llevaba hasta la entrada del Hospital Infantil de Ciudad Victoria. Una vez que cruzaron las puertas, la pareja sorprendió a toda las personas que estaban ahí esperando saber algo de sus familiares al regalarles pastel, bebidas y más con la única intención de compartir y darles una pequeña alegría en momentos tan difíciles.

“Buenas noches. Traemos unos platillos, pechugas, papas y verduras. No sé si tengan hambre, para que vengan y nos acompañen a nosotros a cenar, para darles un regalo de parte de los novios. Sabemos también que hay gente que a lo mejor ahorita no está festejando por así decirlo, y pensamos en qué podemos hacer con toda la comida que teníamos“, fue parte de lo que dijeron Lorena y Alejandro para después repartir con platos desechables la comida con todos los que estaban ahí.

Chequen por acá el video donde los novios llegan al hospital infantil para compartir su felicidad con toda las personas que estaban por ahí:

Obviamente el video de la feliz pareja se hizo viral y al final nuestros novios se llevaron el aplauso de todo el internet por tener un gesto tan bonito y noble con toda las personas que no la están pasando bien, aún cuando ellos estaban viviendo el mejor día de toda su vida. ¡Pedimos un aplauso de pie para Alejandro y Lorena!