La madre de la mujer transgénero que vemos en imagen está “algo” preocupada por la seguridad de su hija… y cómo no, si el juez que la sentenció a 12 semanas de cárcel por el asalto a un bar, le asignó cumplir la condena en una prisión para varones.

Obviamente la mamá de Tara Hudson, nombre de la chica transgénero de 26 años, teme que su hija reciba por parte de los reos de la prisión masculina categoría B a la que fue enviada, algo más que muchos piropos, por ello calificó la decisión de los magistrados como “indignante”.

La razón por la que el juez envió a Tara a una cárcel para varones fue porque Aaron –nombre de nacimiento de la maquillista- está “clasificada” como varón, esto de acuerdo al pasaporte que presentó para identificarse en la corte. Sin embargo, Jackie Brooklyn, madre de la ahora rea, asegura que desde que su hija tuvo seis años, comenzó el proceso de reconstrucción de género con el que ha vivido como mujer toda su vida adulta.

transgender prison1

“No hay nada de masculino en su cuerpo, nadie notaría la diferencia. Ella se ve como mujer. Presiento que los hombres van a ir tras ella”, comentó la angustiada madre.

Además de temer por la seguridad de su hija durante los largos tres meses que estará en prisión, Brooklyn señaló que la condena que recibió Tara fue algo severa: pensó que sólo sería etiquetada y la harían someterse a algún curso de sensibilización contra el alcohol… esto después de declararse culpable por el asalto ocurrido en la navidad de 2014. “no esperaba que fuera encarcelada en la prisión de Bristol”, comentó…

Cabe señalar que la doña no piensa que todo mundo en prisión correrá a querer robarle un besito a su hija… pero entre los 600 presos que hay en la cárcel en la que ahora se encuentra, pues no faltará algún malora.

Definitivamente el ambiente de la cárcel no favorece a Tara: apenas ayer se dio a conocer que la prisión de Bristol tienen una atmósfera bastante peligrosa, derivada de los problemas de drogas que hay en su interior. Sin embargo, un vocero de la prisión asegura que en el inmueble se cuenta con políticas que garantizan la seguridad de los presos transgéneros.

Pues habrá que conocer que pasará después de las 12 semanas de esto que luce más como un experimento: “a ver qué pasa si metemos a una ‘chica’ en un lugar en el que hombres llevan  años encerrados sin ver a una mujer… y la mayoría de ellos son criminales”.

*Vía metro.co.uk