Ya sea en su hábitat natural o en cautiverio, los animales salvajes no hacen a un lado sus instintos más básicos, sobre todo aquellos que los impulsan a alimentarse de seres más pequeños para sobrevivir. Un gran ejemplo de esto llegó a internet hace poco, cuando un oso polar se echó al plato a un pobre patito en un zoológico.

Esto sucedió hace unos días en un establecimiento de San Diego, California, donde algunos visitantes pasaban un día tranquilo mirando algunas criaturas, que a su vez se ocupaban de sus propios asuntos. Todo estaba bastante tranquilo, tirándole a aburrido, hasta que el enorme mamífero dio un espectáculo inesperado.

Mientras medio mundo permaneció boquiabierto durante el incidente, una turista llamada Amy McBride logró capturar toda la escena, desde los últimos segundos de vida del pato hasta el salto del oso y todas las plumas volando. En el clip también se puede escuchar como toda la gente gritaba y reaccionaba con gran asombro.

De acuerdo con la información de Daily Mail, los osos polares en el zoológico de San Diego llevan una dieta que incluye pescado y verduras, por lo que no pasan hambre ni nada por el estilo. Sin embargo, es normal que a veces estos titanes del Ártico prefieran el sabor de un ave carnosa y jugosa.

¿Qué más podemos decir con respecto a esta breve historia? Honestamente, nada. La naturaleza tiene muchos momentos bastante crudos, pero este tipo de acontecimientos forman parte de la vida de muchas especies en el mundo. Si el oso hubiera estado libre, probablemente estaría devorando una variedad mayor de animales, pero como no es así, tendrá que conformarse con un patito.