Una gran lección con la que damos en algún punto de nuestra corta estancia en este mundo, es que todos cometemos errores. Le pasa a cualquiera: a ustedes, a su jefe, a sus papás, a la persona que les gusta y hasta a la misma Britney Spears.

Así es, incluso la cantante de pop que brilló al inicio de este milenio, ha tenido uno que otro desliz. Muchos conocen toda clase de historias acerca de ella y lo que vivió en años pasados, pero tal vez aún no se han enterado de lo que ocurrió hace no mucho tiempo.

Resulta que anoche, Britney estaba deslumbrando a sus fans mientras cantaba “Work Bitch” en su concierto de Las Vegas. Todo marchaba perfectamente, hasta que, debido a que llevaba un atuendo muy ajustado y había mucha adrenalina desplegándose en el momento, uno de sus encantos quedó al descubierto. Sobra decir que en cuanto el público se dio cuenta, rápidamente documentó el incidente y lo clavó en sus redes sociales.

Vean nada más ese profesionalismo. ¡Ni siquiera le importó lo que estaba pasando y siguió con el espectáculo!

¿Qué les podemos decir? Este tipo de cosas pueden sucederle a cualquiera, pero esta vez le tocó a icono del pop. Ver esto nos hace pensar una cosa: si esto va a estar rondando internet por un buen rato, ¿cuál hubiera sido la reacción del mundo si hubiera ocurrido en su época dorada?