Padre e hijo construyen auto con una impresora 3D; se vuelven virales y reciben uno para Navidad

Lo que comenzó como un proyecto entre un padre y su hijo, terminó convirtiéndose en una historia mágica de Navidad. Y es que un hombre que junto con su pequeño construyó un auto a base de impresiones en 3D, recibió de regalo navideño la oportunidad de montar un vehículo real, cortesía de la marca del automóvil que intentó recrear, algo que sin duda nos hace creer que los sueños sí se pueden hacer realidad.

Todo comenzó hace dos años cuando un hombre llamado Sterling Backus y su hijo Xander, de 12 años y quien soñaba con poder viajar en este modelo, se aventaron la misión de construir una réplica a tamaño real de un Lamborghini Aventador SV, todo con la ayuda de una impresora 3D y varias tardes encerrados en su garage, en el estado de Colorado, en Estados Unidos.

La historia de Backus obviamente se viralizó en el país vecino, pues además de demostrar lo que un padre puede hacer por amor a sus hijos, también dejó ver el ingenio y la paciencia que tuvo el sujeto y su hijo al armar el vehículo parte por parte. Sin embargo, nadie se imaginaba que la historia llegaría a los oídos de ejecutivos de Lamborghini, quienes decidieron darle una sorpresa a Backus y su pequeño.

Y es que la famosa marca de autos italiana se contactó con el padre de familia para que le ayudaran con la sorpresa, la cual consistía en cambiar el auto réplica por uno de verdad, algo que Lamborghini grabó en video y que muestra la reacción de Xander al ver el Lamborghini Aventador SV en el garage donde ha estado trabajando con su padre durante 20 meses.

Se los dejamos a continuación:

Automobili Lamborghini está en contra de las falsificaciones. Sin embargo, una historia real que demuestra auténtica pasión merece ser reconocida, por lo que hemos decidido contar el proyecto de Sterling y Xander en nuestro vídeo de Navidad 2019, comentó Katia Bassi, directora de Marketing y Comunicación de Automobili Lamborghini, detallando que el señor Sterling Backus y su hijo Xander podrán tener el auto un par de días para disfrutarlo.

Qué buen gesto de la empresa por hacer realidad el deseo de Xander, sólo esperamos que cuiden mucho el auto en lo que se queda en su casita. ¡Los sueños sí se hacen realidad!

Foto: Captura de pantalla