La pandemia por coronavirus nos complicó todo a lo largo de este año. Muchas personas y organizaciones de todos los ámbitos, sin pensarlo tanto, pospusieron sus planes: desde salidas vacacionales, conciertos y festivales hasta eventos sociales como celebraciones familiares y una que otra boda.

Y sí, muchos también pasaron por alto las indicaciones para continuar su vida como si no pasara nada. Pero en medio de todo ese turbulento mar de decisiones erróneas, de repente sale a la luz una buena acción como la de una pareja en Chicago que tenía todas las ganas de casarse. Por supuesto la situación no se los permitió, pero los recursos invertidos en su boda los destinaron para una buena causa.

Foto: Pexels

De una gran boda a una ceremonia pequeña

Emily Bugg y Billy Lewis son una pareja que como muchas más estuvieron planeando su boda a lo largo del fatídico año. Pasaban los meses y estos enamorados oriundos de Chicago mantenían la esperanza en que la pandemia  sucumbiría en algún momento, pero evidentemente eso no sucedió.

Fue así que tomaron una decisión durante el pasado mes de noviembre: casarse en una pequeña capilla del ayuntamiento local con solo un sacerdote y un fotógrafo como sus testigos. No era necesario echar a andar un gran evento para cimentar su amor, aunque eso era lo que planeaban en un principio.

Emily entregando las cenas en Tresholds. Foto: CNN

A final de cuentas contrajeron matrimonio y Billy pudo besar a la novia en una modesta pero emocionante ceremonia solo para ellos. Eso sí, los recién casados ya habían hecho el gasto para contratar el servicio de catering y recepción de la gran boda que anteriormente tenían en mente y no querían desperdiciar ese dinero.

También puedes leer: CANCELAN SU BODA EN IRAPUATO Y OFRECEN BANQUETE A LAS AFUERA DE UN HOSPITAL

El banquete para los más necesitados

Nuestros enamorados Emily y Billy gastaron cerca de 5 mil dólares en la recepción de la boda y los alimentos. Sin embargo, no reclamaron la devolución de su dinero a la empresa que organizó el servicio de catering. Por el contrario, preguntaron si era posible aprovechar esos recursos para hacer cenas y entregarlas a los más necesitados en el Día de Acción de Gracias. Y así fue.

Con la comida y el espacio que habían reservado meses antes, los ahora esposos ofrecieron 200 cenas a personas con enfermedades mentales graves y trastornos por el abuso de sustancias. “En el gran esquema de las cosas, cancelar una gran boda no es lo peor que podría pasar”, dijo Emily a CNN.

Las cenas que la pareja entregó a la gente de Thresholds. Foto: CNN

La decisión de ofrecer la comida a estas personas fue de la novia Bugg, quien trabaja en una organización llamada Thresholds dedicada a ayudar a personas con esquizofrenia, depresión mayor y otras graves afecciones psiquiátricas que se atienden en aquel lugar

“Estamos felices de estar casados ​​y estamos tan felices de poder ayudar a la gente de Thresholds a sentir la conexión de una comida de Acción de Gracias como resultado de la cancelación de la boda”, declaró a Emily en compañía de su ahora esposo Billy. Vaya enorme corazón de esta pareja.

Se merecen un aplauso: Estos novios repartieron su banquete de bodas en un hospital infantil

Todo lo que no sabías que necesitas saber lo encuentras en Sopitas.com

Redactor de música, entretenimiento y otras cosas cool en SopitasFM como parte de Sopitas.com. Recién (o ya no tanto) salido de la carrera de comunicación y periodismo de la FES Aragón UNAM. "La música... More by Andrés Vilchis

Comentarios