Si hay algo que nos han dejado en claro los youtubers es que estarían dispuestos a todo (en serio, todo) con tal de ganar algunas visitas en su cuenta de YouTube y a la vez, poder monetizar sus contenidos para generar algo de lana, una práctica que cada vez se vuelve más común en la llamada “era digital”.

Cosas como besar a sus hermanas, decolorarse el pelo, manejar una moto con los pies, o grabarse maltratando a algún animal, son algunos de los contenidos que nos han regalado algunos youtubers durante este 2019, que si bien les dieron lo que buscaban (clicks, reproducciones y que hablaran de ellos), a la vez les dio una fama no muy buena. Pero en fin, ya saben lo que dicen de la mala publicidad. 

A esa nada envidiable lista de personas que se han hecho destacar en la web -y no precisamente por la calidad de su trabajo- llegan Ahmed y Zeinab, una pareja de youtubers originarios de Egipto que tuvieron la brillante idea de grabarse molestando a su bebé recién nacida, y que ahora enfrentan cargos por maltrato infantil. ¿¡Pero a quién se le ocurren hacer semejante cosa?!

De acuerdo a medios locales, la pareja tuvo a su bebé a principios de año y desde el primer instante no dudaron en meterla a sus contenidos de YouTube para atraer más seguidores. Sin embargo, muchas personas comenzaron a acusar a los youtubers de pasarse de lanza con su hija, pues en uno de los videos se ve que la bebé no puede descansar porque le están picando las mejillas e incluso, en un momento la pequeña llora desconsoladamente y ellos la ignoran para tratar de capturar sus reacciones con la cámara.

Vean y juzguen ustedes mismos:

El caso se hizo viral y llegó a oídos del Consejo Nacional para la Infancia y la Maternidad de Egipto, quienes presentaron una denuncia contra la pareja, afirmando que violaron abiertamente los derechos del bebé, su bienestar psicológico, y todo con tal de obtener dinero (o sea, que la estaban explotando para su beneficio).

Ahora que si la pareja es declarada culpable de lo que se les acusa, el chiste les va a salir muy caro, pues podrían terminar en prisión por 5 años y pagar una multa de más de 200 mil pesos mexicanos, eso sin mencionar la sanción que podrían recibir por parte de YouTube, en donde podrían quedarse sin su canal y sin ingresos económicos.