Fotos: Captura de pantalla

Ow: Perrito de la calle llora de felicidad al recibir comida y se vuelve viral

Este perrito nos dejó una de las mejores imágenes para cerrar el año, demostrando ternura y gratitud en un par de minutos al darle comida.

No podemos negarlo, los videos de perritos nos hacen el día y levantan nuestros ánimos cuando más lo necesitamos. Sobre todo si se trata de aquellos que tras llevar una vida complicada buscando cariño y comida en las calles, por fin les está pasando algo bueno, como el doggo del que les hablaremos en esta ocasión, pues alguien lo ayudó después de mucho tiempo solo en este mundo y no pudo contener las lágrimas.

Resulta que hace algunos días y en plena víspera de Navidad, se hizo viral la historia de este peludo, originario de la  ciudad de Jinzhong, al norte de China. Resulta que una mujer lo encontró dando vueltas por la calle y parecía que estaba pidiendo alimento, así que decidió darle un poco de comida y grabar su reacción, pero no contaba con que el animalito le daría uno de los momentos más emotivos de su vida.

Ow: Perrito de la calle llora de felicidad al recibir comida y se vuelve viral

Foto: Captura de pantalla

También puedes leer: AWWW: GASOLINERA ALIMENTA A PERRITOS DE LA CALLE Y SE VUELVE VIRAL

El perrito conmovió a esta mujer

Al principio, la joven pensó que sería una mejor idea rescatarlo y adoptarlo para darle el amor que se merece, pero el perrito se negó y lo único que quería era comer algo para recargar la pila. En el video se puede ver como el doggo se emociona cuando ve llegar el alimento –una salchicha para ser exactos–, de hecho, mueve sus patas delanteras como en señal de felicidad, pero más tarde sorprendería a todos. 

El lomito tenía los ojos vidriosos y movía la cola sin cesar. De acuerdo con algunos medios, la mujer contó que iba con unos amigos de cambio al parque cuando lo vio, e inevitablemente lo ayudó, aunque no fue fácil porque el animalito pensaba que se lo llevarían unos ladrones; pero una vez que entró en confianza sucedió esta escena: “Empezó a ‘llorar’ cuando le dimos comida. Intenté meterlo en nuestro coche después, pero se negó y volvió a saltar a la calle”. 

Según lo que comenta esta joven, al día siguiente regresó al mismo lugar con la intención de adoptar al perrito, pero fue imposible encontrarlo: “He tratado de encontrarlo unas cuantas veces, aunque sin éxito (…) Podría probar mi suerte preguntando a los recolectores de residuos de la calle más tarde”. Sin duda, este doggo nos dejó una de las mejores imágenes para cerrar el año, demostrando ternura y gratitud en un par de minutos.