El perrito que fue confundido con una estatua