Si algo nos ha quedado muy claro en estos últimos años (y gracias a Hachiko y su película) es que el perro es el mejor amigo del hombre, el más leal y noble de todos los animalitos. Pero al conocer la historia de este lomito en Brasil estamos seguros que su percepción a cerca de los perritos cambiará por completo y tendrán ganas de ir corriendo hasta su casa para abrazar a su mascota.

Hace algunos días se volvió viral un video grabado el año pasado en São Paulo (para ser precisos en el munipio de Santos) por un usuario de Twitter llamado @diogopassos, donde podemos checar como un perro mueve la cola de felicidad al ver que un camión llega justo hasta donde está él. Por si esto no fuera lo suficientemente tierno, el chofer deja que suba al camión unos cuantos segundos nada más para dejarle algo de comer. Si no nos creen, chéquenlo a continuación:

Después de que miles de personas lo compartieron en su redes sociales, pudimos conocer la verdad detrás del video gracias al mismo usuario que lo compartió. Resulta que todos los días, el chofer pasa por el mismo lugar en el que sabe que encontrará al perrito y viceversa, porque en el video también vemos que el lomito sabe cuál es el camión y sobre todo, respeta la línea amarilla que hay en el piso.

Tal cual, esto fue lo que escribió el usuario a cerca de esta historia: “Todos los días en Santos este perrito espera al conductor del autobús que le trae unos bocadillos. Felicidades y que Dios lo bendiga por ese gesto”. De inmediato, varias personas se interesaron en adoptar al perro y así darle el amor que se merece, pero hasta el momento no hay quien de plano se lo lleve a su casa. A este bello can solo queda esperar a su fiel amigo (así como el querido Hachiko) y seguir comiendo todas las cosas que él le regala.