La historia de un gigantesco pene dibujado por un avión comenzó por 2017, cuando algunas personas notaron que la figura en cuestión decoraba el cielo de Estados Unidos. Desde ese día, el tema ha tenido una que otra revelación: primero está el asunto de que se sancionó al piloto responsable; luego hubo otro relato donde un segundo sujeto intentó la hazaña. Ahora las cosas han pasado a otro plano, ya que recientemente se reveló que esta broma forma parte de un complejo plan orquestado por varias personas.

De acuerdo con lo que publicó Navy Times, hubo una investigación militar para saber por qué diablos los elementos de la Estación Naval Aérea de Whidbey Island estaban jugando esas bromas. Así fue como se dio a conocer una historia de amistad, trabajo en equipo y muchos, pero muchos objetos fálicos.

Todo comenzó cuando, durante un vuelo de entrenamiento de 90 minutos, la tripulación de un EA-18G Growler se dio cuenta de que dejaba una estela de humo muy notoria. Como había mucho tiempo que perder y los muchachos estaban aburridos, decidieron que podían divertirse un poco con la aeronave y, ¿qué mejor forma de hacerlo que dibujando gigantescos objetos fálicos?

“Mi reacción inicial fue: no, malo”, escribió el piloto en una declaración después del incidente. “Pero por alguna razón aún desconocida para mí, finalmente decidí hacerlo”.

Lo cierto es que, a pesar de que todos los hombres presentes durante el suceso sabían que serían sancionados, decidieron que la experiencia valía mucho la pena. Después de ser aconsejado por todos sus camaradas, el piloto por fin reunió el coraje necesario para hacerlo e incluso comenzó a alardear de sus habilidades.

avion-pene-cielo-dibujo

“Estoy seguro de que podría dibujar uno, sería fácil”, se jactó el piloto. “Básicamente, podría hacer un ocho y dar la vuelta y volver. Voy a bajar, tomar un poco de velocidad y, con suerte, salir de la estela para que no estén conectadas entre sí”.

Su travesura, aunque muy ingeniosa, tuvo una pequeña falla que sus orquestadores no consideraron. El enorme pene que dibujaron no se borraba, así que el piloto y sus amigos se dieron cuenta de que pronto alguien más lo vería. Después de varios minutos, todos se hicieron a la idea de que serían reprendidos por eso.

Ok, tal vez exageramos al decir que era un “plan complejo”, pero la historia no deja de ser divertida. Al mismo tiempo, nos demuestra que, ya sea en una escuela preparatoria o en la Marina estadounidense, siempre encontrarán sujetos que decidan hacer dibujos como este para matar el tiempo. Claro que, entre un baño de la escuela y el cielo azul, hay una diferencia bastante considerable.

El pene que dibujaron en el cielo

Imágenes: Especial

Si quieren conocer más detalles acerca de esta interesante historia, echen un vistazo al artículo de Navy Times. ¡Es oro puro!