Los ositos panda son adorables y todo el mundo los ama, pero tal vez China se voló un poquito la barda con su última muestra de afecto. Resulta que una compañía acaba de construir una planta de energía solar de 102 hectáreas que básicamente tiene la forma de una de estas criaturas.

China Merchants New Energy Group, uno de los operadores de energía limpia más grandes en aquel país, es el responsable de llevar a cabo este proyecto. La instalación ubicada en Datong posee un diseño bastante curioso, ya que no lo crearon inspirándose en un espécimen real; más bien se trata de un gigantesco dibujo de Po, el carismático héroe de Kung Fu Panda.

Planta con forma de oso panda - China

Fotografía del sitio oficial del UNDP

Bautizado como Panda Power Plant, el completo puede producir hasta 3,200 millones de kilovatios de energía solar por hora durante 25 años. Eso, según la compañía, tiene el potencial de eliminar millones de toneladas de cabrón utilizado para producir electricidad, que al mismo tiempo reduciría 2.74 millones de toneladas en emisiones de carbono.

De acuerdo con lo publicado en la revista PV, la primera fase de este proyecto incluía una planta de 50 megavatios y fue completada el pasado 30 de junio. Hasta ahora, la planta sólo es capaz de suministrar electricidad a una red en el noroeste de China, pero se tiene prevista la construcción de otro poderoso mamífero a finales de este año.

La compañía ha trabajado junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, con el único propósito de manejar energía limpia y generar consciencia en los jóvenes acerca de su uso. Por eso es que los planes no se detendrán con la construcción de uno o dos pandas, ya que tratarán de extender sus plantas por toda la nación.