La playa es uno de los destinos favoritos de la gente para ir a echar la flojera un rato, sobre todo cuando se trata de Semana Santa. Aunque el simple hecho de poder estar en el mar ya es algo asombroso, en este lugar podemos hacer muchas otras actividades simples que nos dan momentos de diversión.

Y si hay una que nadie entiende pero que todos hemos hecho alguna vez, esa es la de enterrar a alguien en la arena (o que nos entierren, si es al caso), un pasatiempo que a simple vista no tiene mucho sentido pero que de todos modos a muchos nos tiene con el mood de “Yo quiero intentarlo a ver qué se siente”. Claro que siempre lo hacemos con gente de nuestra plena confianza, no vaya a ser que nos dejen ahí a la deriva y nos pase lo que al pescadito de Bob Esponja. 

Sin duda esa lección la aprendió a la mala un joven en Tamaulipas, quien agarró la fiesta y fue víctima de una broma pesada por parte de sus “amigos”, que lo enterraron en la playa y lo dejaron olvidado, al grado de que tuvieron que ser las autoridades quien lo auxiliaran. ¡Con esos amigos para que quieres enemigos, mano!

Esto ocurrió el pasado domingo 21 de abril en la playa Miramar, en Tamaulipas. De acuerdo a información brindada por Milenio, Ricardo Alexis, de 20 años de edad, fue a la playa con sus amigos el sábado por la noche. Ahí, este jovenazo agarró la fiesta y se quedó dormido y en estado de ebriedad, por lo que sus compadres aprovecharon para enterrarlo en la arena y lo dejaron a su suerte.

En la mañana Ricardo despertó aún ebrio y lleno de arena, por lo que tuvo que ser atendido por servicios de emergencia. Afortunadamente a este muchacho no le pasó nada más que el susto/coraje, sin embargo, nosotros le aconsejamos que reconsidere sus amistades después de este episodio, no vaya a ser que le pase de nuevo.

Foto vía: Milenio