Cuando la malvada sed ataca, no hay cárcel, barrote o muro que pueda detener a estos cuatro caballeros. La policía del Condado de Jefferson en Texas no podía creer lo sucedido cuando por fin agarró a estos hombres con las manos en la masa: escapaban todos los días de una prisión federal para ir a conseguir whiskey y se regresaban a su celda.

También traían consigo varios celulares pero nos gustaría pensar que esos los querían nada más para jugar con la viborita.

hombres-escapaban-prision-diario-whiskey

Foto de la reja en la cárcel del Condado Jefferson en Texas // Foto: Especial

A los hombres los agarraron el pasado fin de semana justo en medio de la movida: la policía de Jefferson, Texas, los vio saliendo por un pequeño hueco en la reja y comenzaron la persecución. De acuerdo con el comunicado oficial, los hombres que escapaban fueron agarrados inmediatamente… pero seguro no nos quieren contar de la corretiza eterna por los gigantescos pastizales de la zona.

Lo que sí es que los policías ya les tenían la mira puesta.

Según la policía del condado de Jefferson, durante semanas habían recibido reportes “repetidos” de que cuatro hombres salían de su celda y regresaban con contrabando.

De acuerdo con ABC13, un medio local de Texas, no se sabe específicamente si los hombres iban a la tienda a comprar el whiskey para regresar a prisión o simplemente tenían un contacto que los esperaba.

Nuestro grupo de sedientos criminales fue rápidamente identificado y fotografiado para la posteridad. De acuerdo con la comunicación oficial todos son de edades distintas y parece que lo único que los unía era su gusto por el whiskey y el contrabando: Julian Lemus tiene 34 años, Silvestre Rico tiene 35, Robert Young es el menos young con 45 y Leo Martinez tiene 24 años de edad.