Desde hace varios días se han empezado a difundir videos donde vemos a Lindsay Lohan discutiendo con Egor Tarabasov, millonario ruso con quien la actriz estaba comprometida.

En el primero, que fue grabado por unos paparazzi, podemos ver a Lohan salir al balcón de su casa en Londres gritando:

“¡Por favor! Ha intentado estrangularme. Casi me mata. Que todos lo sepan. ¡Fuera de mi casa! Ya está. No te amo más, trataste de matarme, eres un maldito enfermo. ¡Terminamos!”.

Según ella Tarabasov la quiso estrangular:

Gracias a este video se empezó a especular si Lindsay estaba inmersa en una relación violenta. Ella comentó en su cuenta de Twitter que estaba embarazada y que Egor la engañaba, aunque poco después borró las publicaciones.

Hace unas horas surgió un nuevo video que serviría para demostrar que esta relación es violenta. Fue grabado hace unas semanas en la playa de Mikonos y muestran a los dos forcejeando por el teléfono de Tarabasov:

Finalmente Lindsay habló dio una entrevista al Daily Mail para hablar de estos desconcertantes videos. Aquí algunas de sus declaraciones sobre la relación que lleva con Tarabasov:

“La verdad es que quería que las cosas funcionaran, pero ahora no estoy tan segura de si puedo.

No soy un ángel, pero he intentado arreglar las cosas. Ahora el balón está de su lado. Le he sugerido terapia de pareja, pero llega un punto donde tengo que ponerme en primer lugar, y también pensar en mi carrera, en la que he trabajado muy duro.

Además, no quiero decepcionar a mis fans por no ser la mujer fuerte en la que me he convertido.”

Lohan todavía no borra las fotos de Instagram donde ambos aparecen y aún usa el anillo de compromiso (con una esmeralda de cuatro quilates) que él le entregó. También menciona que no solamente puede estar en una relación por amor:

“Ninguna mujer puede ser golpeada y quedarse con esa persona si esta no está preparada para decir lo siento. Simplemente estoy triste de que todo esto haya pasado ahora porque he trabajado muy duro para retomar mi vida.

Se han publicado muchas mentiras sobre mí recientemente. Y me he callado por mucho tiempo, pero ahora estoy asustada de lo que Egor me pueda hacer a mí o a él mismo”.

Lindsay recalcó que no es la primera vez que su ex pareja tiene episodios agresivos de este tipo.

Independientemente de que simpaticemos o no con Lohan, este caso nos muestra lo peligroso que es caer en una relación dominada por la violencia. Ojalá y todas las personas que lleguen a verse en una situación similar tengan el coraje suficiente para salir de ella, o bien, pedir ayuda.

*** Vía El País, La Nación