Desde épocas inmemorables, nunca falta en las fiestas un Don que quiere demostrar que todavía está  en onda y procede a raspar la pista con sus pasitos godinezcos.

¿Creen que sólo porque Barack Obama es negro necesariamente es bueno para bailar? Pues más o menos… nomás que el ejecutivo gringo no se atrevió a recordarnos por completo al “Rey del Pop” y sólo se echó unos cuantos pasitos al ritmo de “Thriller”. No importa: fueron suficientes para darnos cuenta que el buen Obama sí rifa en la pista.

Acompañado de su también bailadora esposa, el presidente estadounidense dio show a los presentes en la fiesta de Jalogüin que se ofreció en la Casa Blanca: “Hemos estado trabajando en un pequeño baile. No sabemos cómo nos vaya a resultar, pero creemos que debemos intentarlo de cualquier forma”, advirtió el presidente que, para la ocasión, se disfrazó de Bill Cosby o algo así.