¿Por qué no es lo mismo tener VIH que tener SIDA?

Pues bueno, ahora que está en boca de muchos el anuncio de Charlie Sheen respecto a ser portador positivo de VIH, algunos medios y personas han tergiversado la información diciendo que es portador de SIDA; en realidad esta confusión es muy común y en ocasiones creemos que ser portador de VIH

invariablemente significa a tener SIDA, pero no lo es. Es importante aclarar sus diferencias para poder entender de qué trata cada una, sus consecuencias y sus tratamientos.

Primero con lo primero… el VIH. El VIH, que significa: “Virus de la Inmunodeficiencia Humana”, es un microorganismo que ataca directamente al sistema inmune de las personas, este sistema es nuestra ‘defensa’, su papel es el de protegernos ante cualquier amenaza de enfermedad, virus o infección que presentemos día a día; entonces, teniendo en cuenta que el VIH necesita -como todo virus- auto-reproducirse, infecta célula por célula -en especial los glóbulos blancos- al sistema inmune, causando que poco a poco bajen nuestras defensas y debilitándonos al grado que da entrada a múltiples enfermedades y virus. En resumen nuestro cuerpo se encuentra totalmente desprotegido. Sin su debido tratamiento médico llega un momento en que el VIH se ha propagado y debilitado tanto al cuerpo que llega al grado de ser considerado SIDA.

Y ahora vamos con la otra parte… el SIDA. Su significado es “Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida”, es una condición causada por el VIH y es cuando el sistema inmune se encuentra tan desprotegido que desarrolla múltiples enfermedades o infecciones, también llamadas “infecciones oportunistas”. Al llegar a esta condición es cuando la vida de la persona infectada se encuentra en cierto punto débil. Cuando se dice “murió de SIDA” realmente no es cierto, se muere de las enfermedades y virus contraídos por el sistema tan indefenso. En muchas ocasiones causa cánceres severos y mortales.

Es importante aclarar que no hay cura ni para el VIH ni el SIDA pero sí tratamientos que ayudan a los portadores a llevar una vida prolongada y controlada. Obviamente es más efectivo cuando es tratado a tiempo, especialmente cuando es detectado como VIH. Hay que tener en cuenta que el VIH puede tardar hasta 10 años, aproximadamente, en desarrollarse en SIDA, es por esta razón que existen innumerables campañas de protección y exámenes de VIH para poder atender con tiempo a los portadores. Hoy en día existen muchos tratamientos médicos y alternativos que han ayudado a que los portadores de VIH y SIDA lleven una vida plena y saludable.

Fue afinales de los 50 cuando se registró el primer caso de SIDA, a lo largo de los años el VIH se ha propagado por todo el mundo y hoy se estiman un aproximado de 33 de millones de personas como portadoras, sólo el 79% de ellas sabe que es portadora.

Y como ya saben -no importa repetir- el virus es contraído a través de la transmisión sanguínea, fluidos sexuales y de madre a hijo, la forma más eficaz de prevenir el contagio es protegiéndonos usando condón en los actos sexuales y evitar cualquier contacto directo con la sangre de algún infectado, cabe resaltar que no sólo por tocar la sangre ya se esté infectado, la sangre debe entrar dentro del organismo para tener probabilidades de una infección.

Pd. Aquí 5 mitos y realidades sobre el VIH