Las noticias tristes nunca faltan en el día a día y lamentablemente nos toca dar una que seguramente le romperá el corazón a más de una persona. Y es que debemos decirles que la ansiada pelea entre Alfredo Adame y Carlos Trejo, que hasta donde sabíamos ya tenía todo para realizarse, ha quedado cancelada. ¡NOOOO, LLÉVAME A MÍÍÍÍÍ!

A pesar de que hace unos días Carlos Trejo dio a conocer la firma del contrato de este enfrentamiento, hace unas horas otro show televisivo llamado “Sale el Sol” (sí, ese donde salió Morrissey), dio a conocer una entrevista que le hicieron a nuestro querido Alfredo, quien afirmó que la pelea ha quedado cancelada debido a que Carlos Trejo no quiere donar el dinero que se recaude del eventazo que muchos anhelábamos con el alma. Chale

Y es que aparentemente (o eso dice Adame), la empresa que estaba organizando la pelea ya estaba de acuerdo con que las ganancias recaudadas fueran destinadas a una organización para ayudar a mujeres que han sufrido abuso. Sin embargo, el reconocido cazafantasmas no, y pedía un pago de un millón de pesos por agarrarse a golpes con Alfredo, por lo que el afamado conductor dijo que prefería pegarle a un costal de papas antes de pagarle un centavo a Trejo.

Acá el video que comprueba lo que estamos diciendo. Adelante con las imágenes, Chimino:

Por otro lado, Carlos Trejo salió al quite a limpiar su imagen (?) y se presentó en el programa “Hoy” para desmentir la versión de Alfredo Adame, y afirmar que si la pelea no se llevará a cabo es porque él no se presta a aparecer en “programuchos” de esos a los que Freddie convoca, por lo que lo retó a asistir mañana a Televisa para que ahí ya hablen bien sobre las condiciones que tendrá este enfrentamiento.

También hay video:

Será el sereno pero entre que estos dos se echan la bolita, nosotros no sabemos si sí se va a armar o no la pelea entre Carlos Trejo y Alfredo Adame, pues aunque existe una pequeña posibilidad de que sí ocurra y seamos muy felices, sentimos que estos personajazos ya se están echando pa’ atrás.

Ojalá no sea el caso, ¡te rogamos señor!