Existen muchas cosas en el mundo que desconocemos y algunas otras que no podemos comprender. Sin embargo, si hay una de la que estamos completamente seguros es que la Ciudad de México es un lugar que jamás dejará de sorprendernos, pues de verdad en la capital del país a veces nos encontramos con situaciones tan bizarras y divertidas que nos hacen sentir que vivir aquí vale completamente la pena.

Y si existe un lugar en la CDMX en la que podemos encontrar cosas de este tipo -a todas horas y los 365 días del año- ese es el Metro, el sistema de transporte más famoso de la ciudad y que entre retrasos, cascadas, inundaciones, puestos donde uno puede encontrar de todo un poco, y personajes variados, nos brinda un viaje mágico e interesante a través de las 12 líneas que lo conforman y por el módico costo de cinco pesitos. 

Esta ocasión claro que no es la excepción a la regla y es que la mañana de este lunes 1 de julio se registró un retraso en la estación Balderas de la línea 3 del Metro, que corre de Indios Verdes a Universidad. Pero no crean que este fue por la presencia de lluvia o porque había mucha gente y pocos trenes, en realidad la falla se debió a la dentadura de una señora que cayó por accidente a las vías del tren, por lo que el servicio tuvo que ser interrumpido. WTF?!

El diario Excélsior informó que el Personal del Metro tuvo que dar aviso a la conductora del convoy de detenerse antes de arribar a la estación, esto luego de que la doñita en cuestión perdiera su dentadura. “Tras realizar un corte de corriente, elementos de apoyo descendieron a las vías y rescataron la prótesis dental de la señora”, indicó el STC de acuerdo a la fuente.

Más tarde el Metro, a través de su cuenta de Twitter, confirmó a algunos usuarios la razón por la que la marcha de los trenes era lenta.

Bueno, aunque seguro muchos hicieron el coraje del día, hay que aplaudir a las autoridades del metro por ayudar a esta señora en apuros. Eso sí, seguro los que llegaron tarde al trabajo y dijeron el motivo, probablemente no la pasaron tan bien y hasta se llevaron la regañiza del mes porque no les creyeron. Ahora sí que dios da, dios quita. 😢