No sé qué pase por la cabeza de los europeos, lo que sí se es que saben bien como sacar lo peor de nosotros con los sutiles desnudos de las mejores curvas. Un ejemplo es la bella, qué digo bella, bellísima modelo belga-española, Gaelle García Díaz. Desafortunadamente, su único defecto es que su nombre tal vez nos sea demasiado familiar y que la limpia imagen de su piel desnuda pueda ensuciarse con la imagen de un actor mexicano vestido de mujer.

Pero no se preocupen, Playboy Holanda se ha encargado de no dejar espacio a dudas respecto a la absoluta belleza de esta mujer. Debo decir que me parece un photoshoot provocador como pocos, esos tacones como con vértebras incrustadas, ella colgando de techo desnuda, de pie entre estructuras cuadrangulares, acostada en esferas blancas, todo un repertorio de la geometría humana. Desnudos de frente, desnudos traseros, todo para asegurarnos que su belleza es total. Una sirena con tintes de dominatriz los espera tras el salto, amigos. Tal vez les parezca que me emociono demasiado, pero atrévanse a soñar, muchachos, las curvas de Gaelle lo permiten todo.