Aleluya decimos por la existencia de los vampiros. Solo seres oscuros pueden tener tan bajas perversiones. Aquí tienen a Natasha Alam de la serie True Blood. A quien ya hemos visto desnuda en repetidas ocasiones pero esta vez sí ha logrado convencernos de que su falta de pudor y su imaginación no tienen límites, mira que recordarnos la edad media con ese cinturoncito, ese sí es un golpe bajo a nuestro instinto.

En fin, para los celosos a muerte y para los amantes de la libertad al estilo Botichelli, es decir en pelotas, acá tienen a Natashita Alam: