Una compañía en Suecia inyecta chips a sus empleados

Desde las oscuras calles de William Gibson, hasta las utopías perdidas de Philip K. Dick, uno de los grandes terrores que tiene los conspiranoicos es el de ser rastreados todo el tiempo.

Esto los lleva a repudiar a los dispositivos móviles, viendo a empresas como Google como si fueran el mismísimo chamuco. Ahora imaginen lo que han de pensar de una empresa Suecia llamada Epicenter, la cual está inyectando chips a sus empleados…

Con la misma tecnología utilizada en tarjetas de crédito y rastreadores para perros, estos implantes sirven para abrir puertas, utilizar impresoras, o comprar algo en la cafetería:

El mayor beneficio creo yo, es la conveniencia. Básicamente, reemplaza muchas cosas que uno tiene, otros dispositivos de comunicación, ya sean llaves o tarjetas de crédito.

Estas fueron las declaraciones de Patrick Mesterton, cofundador y CEO de Epicenter, quien se encuentra muy entusiasmado por el número de trabajadores que acceden a este implante. Obviamente, a muchos no les da confianza hacer esto, por lo mismo, los empleados organizan fiestas para aquellos que aceptan el chip.

Por supuesto, poner algo en tu cuerpo es un gran paso, hasta yo tenía dudas la primera vez. Pero por otro lado, la gente lleva tiempo implantándose cosas en el cuerpo, como marcapasos y otras cosas para controlar el corazón. Eso es algo mucho más serio que inyectarte un pequeño chip para comunicarte con dispositivos.

Si señor Mesterton, pero los marcapasos son necesarios para la gente que sufre del corazón, ya que sin eso se pueden morir.

Haciendo a un lado la ridícula comparación, Epicenter no es la única compañía en hacer uso de esta tecnología. Sin embargo, estos chips pueden ser un riesgo, y no nos referimos a algo biológico, sino a que con estos pueden rastrear los movimientos de sus empleados.

Desde cuantas veces han entrado o salido del edificio, hasta que cosas compran. Mientras que lo mismo puede decirse de una tarjeta, al menos hay formas de dejarlas de usar, pero ¿un chip dentro de la piel?

En fin, de sus 2000 empleados, sólo 159 han aceptado el dichoso chip… un paso más a la completa automatización de las cosas…

Vía: World Economic Forum