Cuando se está frente a una chamacona, siempre se busca llamar su atención. Usualmente sacando a relucir la mayor cualidad con la que se cuenta. Sólo que, cuando se carece de una, pues entonces sucede lo que verán en el video.

“La culpa la tuvo la chava, por provocadora”, dirán algunos, al ver la forma tan cautivadora en que alienta a que los hombres a jugarse el pellejo. Y lo hacen. Pues si la chica puede deslizarse por el pasamanos de la escalera eléctrica, sin ninguna bronca, ¿por qué yo no? La respuesta es dolorosa. No sólo por la mano rota con la que salió de tan inhábil maniobra que podrán ver en imágenes, sino por el golpe al orgullo. Pero bueno, sólo así se forjan los mentados “machos alfa, lomo plateado”.

Todo por subestimar la habilidad de la mujer. Hay que reconocer cuando ellas son más aventadas y hábiles. Ahora que si se intenta imitarlas, hay que agarrarse duro.