Ay, Susi: Llevan a cuyo enfermo al veterinario… y luego se lo comen

En memoria de Susi, una hermosa cuy que vivirá en la memoria de todos los que lean esta nota.

Una televisora peruana fue al pueblo de Chinchero en Perú para hacer un reportaje sobre el único veterinario del lugar, el primero en décadas en un lugar con poco más de 9 mil habitantes.  Este sujeto recibe toda clase de animales que necesitan de su ayuda. Obvio, no sólo van perros y gatos, sino también chanchos, puerquitos como Pumba (porque le duele la barriga), aves, y hasta roedores. 

Y ese fue el caso de Susi, una hembra cuy que fue llevada al veterinario porque estaba enfermita, o al menos su dueña la notaba decaída. A la cita con el veterinario, fue también un perrito que es muy amigo de Susi, y quien la defiende siempre (eso dice la dueña y el reportero).

Susi en el veterinario.

A Susi la inyectaron y se quedó internada un rato para ver cómo se recuperaba y si necesitaba de más cuidados. ¿Segundo acto? No, no es Susi disfrutando de la compañía de su amigo perro ni Susi siendo libre al puro estilo de Hamtaro. Fue Susi fue servida en un platillo… el video ha estado circulando en redes sociales y muchos han dicho algo que también rondó nuestra mente: ¿Quién se puede comer algo al que le pusiste nombre?

Hay varias cosas que debemos aclarar con la historia de Susi y este video. En las regiones andinas como lo es Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y Bolivia, existe una enorme riqueza cultural que incluye, por supuesto, la tradición gastronómica.

Uno de los platillos más populares de la cocina peruana, es el famoso cuy chactado, y comerlo data desde antes de la llegada de los españoles a América. Es decir, forma parte de una larga tradición. Otra manera de llamar al cuy es cuyo, y aquí es cuando vamos tomando más forma y nos salta lo que sucedió con Susi. 

Los cuyos son roedores tiernos que en algunos otros países como en México, es una mascota y no forma parte de ningún platillo. Por eso es la sorpresa de que alguien sea capaz de comerse un cuyo y prepararlo sazonado. 

Susi…

El tema de consumo de animales ha sido muy abordado en los últimos meses. Como sabemos, en China suelen comer animales que en Occidente consideramos mascotas como los perros, o incluso animales exóticos como monos, ranas, culebras, murciélagos, venados, puercoespín y más, como parte de la cultura china (el consumo de algunos animales está asociado con cualidades curativas, por ejemplo).

En un principio, se creyó que el nuevo coronavirus o COVID-19, cuyo contagio se ha convertido en una pandemia, provenía del consumo de una sopa de murciélago en la región de Wuhan en China. A pesar de que 70 por ciento de los nuevos patógenos en humanos se dan por zoonodis o son transmitidos de un animal, todavía no se sabe con exactitud de dónde provino este virus. 

Un guardia de seguridad afuera del mercado de mariscos en
Huanan donde se detectó en Wuhan en enero de 2020. / Getty Images vía TIME

Todo esto ha desatado una ola de racismo contra la comunidad china, incluso aquellos de ascendencia oriental que reside en otros países. La venta y consumo de animales exóticos, muchas veces está relacionado con el mercado negro, pero no todo. Y el consumo de algunos animales en específico, también se relaciona en Occidente como una forma de maltrato animal aunque en otras culturas no lo sea.

Así que la forma en que presentaron el destino de Susi, lo hace ver horrible. Se siente cruel porque la llevaron al veterinario a que se curara y luego la consumieron. Pero algunos usuarios en redes sociales, también han hablado de que se trata de un platillo bastante conocido e importante en la cocina peruana de la región andina.