Hace unos días, un terremoto de magnitud 6,3 hizo que varios edificios se sacudieran en la ciudad de Manila, en las Filipinas. Muchas personas tuvieron que correr a refugiarse, pero otras se quedaron a documentar lo ocurrido durante el fenómeno. De ahí surgió el video de lo que podríamos considerar como una “cascada urbana”.

Esto ocurrió en el distrito de Binondo, donde un rascacielos presidencial sufrió daños en la piscina que se encontraba dentro de un ático. De acuerdo con el reporte de los medios locales, el movimiento hizo que esta se desbordara y toda el agua saliera disparada desde la cima, como si se tratara de una catarata.

Las personas que se encontraban junto al Anchor Skysuites grabaron el momento exacto en que el agua comenzó a caer. Obviamente, el clip llegó a plataformas como YouTube y algunas redes sociales, por lo que se hizo viral en cuestión de instantes.

Según la información de Manila Bulletin Online, el epicentro del terremoto se situó a 60 metros al noroeste de Manila. Afortunadamente, el saldo de muertos no fue grande y casi no se suspendieron actividades tras el incidente, con excepción del cierre de una aerolínea y el retraso de algunos vuelos.

Muchos pensarían que un sismo de esa magnitud no debería ser motivo de entretenimiento, pero las personas en esa región ya están acostumbradas a que suceda. De hecho, las personas en las Filipinas -específicamente en Manila- han experimentado terremotos con una magnitud de hasta 7,9. Este ocurrió en 1976 y dejó un saldo de 4 mil 791 muertos.