Si son de los que se adelantan al salir de las fiestas, nomás para no tener la vergüenza de ver cómo su jefa se lleva el centro de mesa, los saleros, el servilletero y todos los adornos que puede… mínimo agradezcan que no llega a los niveles de esta señora que es buscada por las autoridades de Texas por entrar a las bodas nomás para ver qué se chin#&%a.

La policía de Texas anda en friega intentando dar con la identidad y paradero de una mujer acusada de robarse los regalos de las bodas. Según la información que manejan las autoridades, la doñita ha dado efectivos golpes en, mínimo, cuatro ocasiones. Según reporta la BBC, el modus operandi de esta colada es bastante sencillo: medio se arregla, se “perifollea” y listo… entra a las fiestas de bodas (sin invitación, claro), se confunde entre la gente y, cuando ve la oportunidad, ¡papas!, se lleva cuantos regalos puede.

Foto: facebook.com/ComalCountyCrimeStoppers

“Esta escurridiza sospechosa ha sido llamada The Wedding Crasher y ha estado frecuentando eventos de bodas no solo en el condado de Comal, sino también en los condados circundantes, aprovechándose de familiares y amigos desprevenidos (…) La Oficina del Sheriff del Condado de Comal necesita la ayuda del público para identificarla antes de que vuelva a atacar. No permitamos que arruine el día especial de nadie más y lleve a esta intrusa ante la justicia”, publicó en su página de Facebook un grupo de civiles del Condado de Comal que le echa la mano a la policía local en la solución de algunos crímenes.

Según diversos medios, este caso se investiga desde diciembre del año pasado, mes en el que se dio la primera denuncia. Desde ahí a la fecha, la señora ha atacado en diversas ocasiones. “Tenemos a una sospechosa que ha estado usando las gift cards, pero eso no significa necesariamente que sea ella quien las robó”.

Foto: facebook.com/ComalCountyCrimeStoppers

Aunque tampoco es tan atascada y no roba cada semana, el subalguacil de Comal, Scott Flakes reconoce que el asunto ya debe de ser atendido, sobre todo porque parece que se multiplica y, sólo el pasado 3 de agosto, logró robar en dos bodas distintas.

Cabe señalar que la doña esta no se roba cualquier cosa, no. Bueno fuera que se llevara el juego de colchas que da el tío codo o la licuadora de la sobrina… según las investigaciones, tiene buen ojo y se lleva dinero en efectivo, cheques y las gift cards. Ahhh pero eso sí, “ella no puede robar nuestro amor”, declaró para NBC una de las novias afectadas. Ahhwwwwww… chúpate ésa, Wedding Crasher…