Mientras Tanto

Turista ahora sabe que no se debe molestar a guardias de la Reina

La regla de oro es NUNCA los toques… Un clásico de todo turista mamila que visita Londres es molestar a los guardias de la Reina, esto por la muy conocida idea de que estos no pueden moverse ni hablar… salvo lo que su protocolario trabajo les requiere.

La regla de oro es NUNCA los toques…

Un clásico de todo turista mamila que visita Londres es molestar a los guardias de la Reina, esto por la muy conocida idea de que estos no pueden moverse ni hablar… salvo lo que su protocolario trabajo les requiere.

Y pues así, este turista oriental se quiso hacer el gracioso… pero olvidó la regla que aplica tanto para este caso como para una visita a un table: NO TOCAR.


*Vía metro.co.uk

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)