Un grupo de turistas asiáticos arriban a la ciudad de Kidlington, en Inglaterra

, de una forma tan espectacular y tan espontánea que ha tomado por sorpresa a los residentes. La callada localidad es visitada semanalmente por un autobús lleno de cámaras y turistas, los cuales deambulan por la calles y con gran soltura toman fotografías de la vida cotidiana y apaciguada de los vecindarios, desde las calles hasta de sus jardines particulares.

Y es que imagina que de pronto estés desayunando y al asomarte por la ventana veas a un chinito tomándote una fotografía como si fueras un animal en un aparador.

¿Y qué es lo más raro? que hasta la fecha nadie sabe porque dicha localidad se está llenando de turistas, y qué es lo que ellos buscan. Algunas teorías señalan que seguro se están confundiendo con las casas que eran habitadas por los Dursley de Harry Potter.

Sin embargo; los locatarios han compartido graciosas experiencias como:

Siempre vienen los jueves porque es cuando los contenedores se limpian. Los he visto tomar fotos de los cubos de basura.

Tienden a ser un poco más abiertos y curiosos a las casas, acercándose a las ventanas y a los jardines.

También vienen y filman las rosas. Nunca he visto a los turistas en la zona antes. No tengo idea de por qué podrían estar llegando.

Cuando googleas Kidlington pues sí sale una ciudad bonita pero tampoco algo tan impresionante que sea sumamente increíble y que te motive viajar miles de kilómetros; sin embargo, el tan sólo hecho de cómo la ciudad se llena sorpresivamente de turistas nos llama la atención y sabemos que eso ya es un centro de interés turístico.

 

asiaticos inglaterra visita2asiaticos inglaterra visita 2