No tenemos ninguna duda de que la inocencia de los morritos es una de las mejores y más hermosas cosas que existen en el mundo. Y es que cuando uno es niño anda por la vida lleno de optimismo y sin la intención de lastimar a alguien. De hecho, cuando lo hacemos muchas veces ni nos damos cuenta de la maldad, sino hasta que nuestras jefecitas nos dan un manazo o bien, nos dicen que no estuvo bien lo que hicimos/dijimos y nos explican la razón.

Si ustedes tienen el concepto de que todos los niños son un dolor de cabeza y que nomás están viendo a quien hacerle una maldad o travesura, entonces vean a este niño que en un hermoso acto de la inocencia de la que les hablamos antes, se pone a llorar a moco tendido luego de haber matado a una pequeña homiguita por accidente. Pero eso no es todo, ya que además el pequeño comienza a pensar que ha dejado a una familia de hormigas sin un miembro de la familia. AAAAAAW.

Un video –que al parecer fue filmado en alguna parte de Chile–, muestra a un pequeño llorando sin parar y contándole a su mamá que mató a una hormiga con su moto de juguete. La madre, en un intento por consolar a su hijo, le dice que a lo mejor la hormiga ya estaba muerta antes de atropellarla, sin embargo, el niño le dice que no porque la vio caminar antes de pasar encima de ella con su juguete, algo con lo que se suelta a llorar aún más.

Captura de pantalla

Lo más tierno de todo (si es que es posible) es que el niño comienza a sentirse culpable por la familia de la hormiga. “Y si tenía familia y la familia no sabe que está muerta?”, le dice el pequeño a su mamá, con unas lágrimas en los ojos que ni tu ex cuando te dijo que ya no quería saber nada de ti. Acá va el video para que vean de lo que les estamos hablando:

Este video nos demuestra que los niños muchas veces sí pecan de inocentes y que la neta, la mayoría de los adultos tenemos mucho que aprender de su pequeño corazón, el cual parece no tener ningún tipo de maldad dañina.