Hay veces en que esta vida guarda ironías que no son de muy buen gusto, ya que nos dejan ver lo peor de un ser humano en circunstancias especiales.

Tal como la que vamos a mostrarles hoy, que va a dejarnos pensando en que hay algo que debe estar funcionando muy mal en la cabeza de ciertas personas.

Todo tiene que ver con lo que sucedió recientemente con un hombre estadounidense, llamado Jonathan Morrow, quien simplemente hizo lo que ningún padre debería hacer a sus hijos.

El hombre -quien vestía una playera que tenía escrito, “El papá #1″ e iba acompañado de su hija- entró a la oficina del Sheriff del Condado de Johnson, en Kentucky. Su plan era levantar una orden de protección en contra de su esposa, pero todo el asunto le salió mal cuando los oficiales se dieron cuenta de que este tipo poseía cargos por tráfico de drogas en Tennsessee.

La reacción de la policía fue tratar de arrestar a Morrow, pero como se resistió, tuvieron que seguirlo hasta la salida de las oficinas y en el proceso, trataron de someterlo usando una pistola aturdidora. Sin embargo, el “papá número uno” aún tenía un último recurso, por lo que tomó a su hija e intentó usarla como escudo humano para que no lo atraparan.

Al final, Jonathan fue aprehendido y las autoridades comenzaron a investigar más a fondo la situación de su hija y sus otros tres hermanos. ya que el comportamiento de su padre fue totalmente reprobable.

Con esto nos damos cuenta de que hay gente que simplemente no tiene madera de padre y en el peor de los casos, ni siquiera una buena moral.

Vía ladbible