Dicen por ahí que las primeras veces nunca se olvidan y si hay una que sigue en la memoria de muchos es esa de cuando conseguimos nuestro primer empleo y lo que hicimos con el primer sueldo que ganamos.

Algunos utilizaron nuestros primeros pesos para comprar ese videojuego que tanto queríamos; otros por su parte, ocuparon su primer sueldo para ayudar con los gastos de la casa y echarle la mano a sus jefecitos, quienes a diario se partieron el lomo (o aún lo siguen haciendo) por darnos lo mejor de lo mejor y vernos felices.

Y es que es imposible olvidar ese momento ya que eran nuestros padres quienes se emocionaban más que uno por ese nuevo paso que estábamos dando en la vida, pues si hay algo que nos enseña el valor de las cosas y lo que conlleva el obtenerlas (esfuerzo, dedicación, puntualidad, etc.) ese es el trabajo. Es más, a muchos nos hicieron el comentario de “A ver qué me comprar ahora, ¿eh?” por parte de los papás.

Justo esa emoción fue plasmada por la madre de un joven con discapacidad, con un video que se ha vuelto viral en redes sociales gracias a la conmovedora reacción que tiene el chico al contarle a su madre que ha conseguido su primer trabajo en una conocida cadena de cines del país. ¡Traigan los pañuelos que hoy van a llorar sí o sí!

En el clip se muestra a la señora en cuestión preguntándole a su hijo lo que acaba de pasar. “Mamá estoy muy feliz porque me contrataron”, dice el joven. Su madre continúa cuestionándolo y el chico le dice que lo aceptaron en Cinépolis.

Pero lo más conmovedor viene cuando el chico confiesa la razón por la que se siente feliz de haber conseguido un puesto en la cadena de cines: “Sí quiero trabajar y aportar en la casa”, dice mientras rompe en llanto, el cual es consolado por un “Te quiero, te amo” de su mamá con la voz entrecortada.

Acá les dejamos el video para que se conmuevan tanto como nosotros. 😭❤️

De acuerdo con el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred), en nuestro país las personas con discapacidad tienen dificultades para ejercer con plenitud sus derechos, esto debido a obstáculos sociales y culturales en virtud de sus condiciones físicas, psicológicas o de conducta.

Además, el hecho de que muchos de los espacios públicos no están planeados para satisfacer sus necesidades lo hace aún más difícil, esto aunado a que muchas de estas personas sufren una doble discriminación por su género, condición socioeconómica, raza, etnia, etc. Sin embargo, es bueno saber que aún hay empresas que están conscientes de la capacidad de estas personas, y que les abren las puertas para poder desarrollarse laboralmente. ¡Bravo!