Hoy en “Cosas de la vida real”…. Cuando uno necesita contratar de algún servicio o trabajo, casi siempre buscamos a alguien que sea recomendado por un conocido o bien, que nos de buena espina y/o cuente con buenas referencias, esto sobre todo cuando el trabajo requiere que esta persona se meta a la casa y tenga que recorrer los pasillos de la misma, porque uno nunca sabe las mañas que la gente tiene.

Y el miedo de muchos al dejar entrar a un desconocido a casa es el que se pase de listo y se lleve cosas de valor: que si el jarrón de la abuela, las joyas (si es que uno tiene), el dinero que tienes abajo del colchón, los perfumes de tu mamá, etc. Sin embargo, en Puebla, un vendedor de gas se quiso salir de los estándares y decidió llevarse unos calzones que estaban colgados en el tendedero de una casa, sin saber que detrás de las cortinas el dueño lo estaba observando.

El 🐶🐻 fue obra de un trabajador de la empresa gasera Regio Gas Central, en Huejotzingo, Puebla, quien fue exhibido en un video por quien al parecer fue el usuario afectado. Enojado, el tipo que graba se acerca a la unidad a reclamarle al despachador de gas, a quien le exige una explicación del porqué agarró un par de calzones que estaban colgados en su tendedero, y que aparentemente quiso robar cuando creyó que nadie lo veía.

“Hasta escogiste, agarraste una y agarraste otra, ya la tenías en tu bolsa ¿si o no?… Yo les doy la confianza de que entren a mi casa y hagan el servicio de gas, yo les pagué ¿entonces por qué haces eso?” reclama el hombre que graba el video, esto mientras se ve que el trabajador está avergonzado y le dice en algunas ocasiones “Perdón, soy humano”, cubriéndose la cara y se aguantando las ganas de llorar.

En el clip también se puede escuchar que viene una patrulla en camino, por lo que no se sabe si el trabajador de Regio Gas Central tuvo alguna cita con la justicia o las sanciones que tuvo en su trabajo por querer robarse la ropa interior de alguien más.

Aunque no sabemos con certeza la clase de calzones se quiso robar este sujeto, estamos seguros de que luego de este penoso episodio, se le van a quitar todas las ganas de querer tomar cosas que no son suyas. O al menos eso esperamos, por el bien de las personas que compran gas de esta manera.