Todos, en algún punto de nuestra vida como estudiantes, nos topamos con algún maestro malo y malvado que nos hizo odiar ir a la escuela o todo lo que tuviera que ver con ella. Pero también, es verdad que algunos tuvimos la fortuna de toparnos con profesores que amaban tanto su trabajo que aprender de ellos, más allá de ser una obligación, se convirtió en un placer. Al final, esos son los maestros que uno se llevó en el corazón y que algunas veces seguimos recordando con mucho cariño.

La conexión alumno-maestro puede ser tan especial que puede dar pie a historias maravillosas, igual a la de un niño estadounidense de nueve años llamado Parker Williams, quien se hizo conocido entre las personas del área de Florida por un noble gesto que tuvo con su profesora, a quien le regaló su dinero de cumpleaños para agradecerle su amabilidad y entrega como educadora. AAAAAW.

De acuerdo con el portal WFLA, Parker recibió 15 dólares el día de su cumpleaños, el cual sus padres le dieron para que se comprara algo. Sin embargo, el niño decidió darle el dinero a su maestra a través de una tierna carta en la que le dice que él piensa que los maestros no ganan lo suficiente por lo que hacen y en donde le adjunta los billetes que recibió.

“Estimada señora Chambers, no creo que a los maestros se les pague lo suficiente por lo que hacen, entonces, ¿aceptarán este regalo?”, escribió el niño a su maestra, Mary Hall Chambers, quien le respondió “No puedo aceptar esto, pero aprecio el gesto, Parker. Estudiantes como tú son la razón por la que enseño”.

Foto: Especial

La carta fue compartida por el padre de Parker a través de su cuenta de Facebook, por lo que en cuestión de horas se hizo viral. El pequeño obvio aprovechó su momento de fama para dar un importante mensaje a los demás: “Creo que más personas deberían ser amables porque es algo más agradable que ser mezquino”, mencionó a medios locales que se encargaron de entrevistarlo.

Esta es una prueba más de que los adultos tenemos mucho que aprender de los niños, y que aunque a veces pensemos lo contrario, aún tenemos esperanzas en las nuevas generaciones con niños como Parker Williams. ¡Sí estamos llorando!

Foto: WFLA